La suspensión del Eibar – Real Sociedad provocó un domingo distinto, extraño, vacío… un domingo sin fútbol.

Deja un Comentario