“En casa de Casemiro no sobraba nada. La necesidad espabila y los buenos no olvidan. Ya millonario, Casemiro sigue imaginando que la comida es la pelota”, la firma de Enrique Ballester.

Deja un Comentario