deNoticias

Airbus A340, 24 años de historias en Iberia

Airbus A340, 24 años de historias en Iberia

El A340/300 fue el primer cuatrimotor de Airbus y los primeros llegaron a Iberia en 1996

Este mes de agosto nos hemos despedido de la flota de Iberia para dar gran paso a otro gigante pero mucho más avanzado y eficiente, el Airbus A350. Los A340 les deseamos a los A350 tantas y tan buenas historias en Iberia como hemos vivido nosotros y como las que hemos hecho vivir también a todos sus clientes y trabajadores. 

El A340/300 fue el primer cuatrimotor de Airbus y los primeros llegaron a Iberia en 1996. Todos tenían nombres de mujeres ilustres: Rosalía de Castro, Teresa de Ávila, María Pita, Agustina de Aragón y así hasta 19; nombres de grandes mujeres para un avión que destacaba por su gran capacidad de carga.

Los Airbus A340/300 se incorporaron a Iberia con un récord a sus espaldas, conseguido en 1993: el vuelo comercial más largo sin escalas hasta entonces, entre Bourget (Francia) y Auckland (Australia), 19.100 kilómetros en un tiempo récord también, 21 horas y 31 minutos. 

En Iberia los Airbus A340 se estrenaron en los vuelos con Gran Canaria, luego Nueva York, México, Bogotá, Sao Paulo, Santo Domingo y el 4 de enero de 1998 a Santiago de Chile, 13 horas de viaje y la ruta más larga de la compañía por muchos años, hasta que volvimos a Tokio. 

A los A340/300 nos sumamos los A340/600 en la flota de Iberia a partir de 2003 y hasta 2011 fuimos el avión para pasajeros con mayor longitud (75,3 metros) y también el de mayor alcance: 14.600 kilómetros. A los Airbus A340/600 nos pusieron nombres de hombres ilustres como el mío, Santiago Ramón y Cajal, pero también como el de Salvador Dalí, Jacinto Benavente, Andrés Segovia, Gaudí, Isaac Albéniz o Julio Romero de Torres. ¡Qué honor haber llevado todos estos nombres por el mundo!

24 años de historias 

Y qué emoción al recordar todas las historias vividas en Iberia. En 1999 tuvimos un nacimiento a bordo de un vuelo Madrid-Bogotá; a los mandos el comandante Jaime Ruiz Larrea y el sobrecargo José Luis Larios, que contaron a bordo con un buen número de médicos que regresaban de un congreso y ayudaron a traer al mundo al pequeño Juan Sebastián. Con los Airbus A340 también ha volado la solidaridad a los países devastados por catástrofes naturales como Guatemala, Chile, Ecuador… En 2010, tras el terremoto de Haití llevamos allí 450 toneladas de carga solidaria gracias la colaboración de Mano a Mano, la ONG creada por tripulantes de Iberia. 


Y en julio de 2010 también, hace justo ahora 10 años, volvimos de Sudáfrica con la Copa del Mundo de Fútbol. ¡Qué subidón! “¡Vaya momento histórico acabo de vivir!” pensaba Pedro Fernández, nuestro sobrecargo, nada más abrir la puerta del avión para que salieran Casillas y Del Bosque a levantar el trofeo ante la admiración de todos los trabajadores del aeropuerto de Madrid. El avión traía en el fuselaje “Campeones. Orgullosos de nuestra selección”, uno de los vinilos más bonitos que nos han puesto nunca. 

Y en 2014  los A340 fuimos también testigos del primer vuelo de Iberia de largo radio en el que, por casualidad, tuvimos una tripulación formada solo por mujeres. Fue en mayo con destino a Sao Paulo y su comandante, Mar Alguacil, dice de nosotros que somos un avión muy elegante. ¡Gracias, Mar! “Fue un avión que necesitaba su tiempo para todo, pero es porque volaba así, con mucha elegancia”, ha comentado ella en un vídeo de nuestra despedida.   

Otra de nuestras grandes aventuras fue la inauguración de la ruta a Tokio, en 2016; sin duda, un gran hito para Iberia. El comandante José Mª Ordovás decía en nuestra despedida “es un avión que muchos echaremos de menos”. ¡Y nosotros también a Iberia, comandante! 

Deja un comentario