La ciudad de los 120 dogos no fue escogida por casualidad por George Cloony para ser el escenario de su enlace matrimonial. Una ciudad romántica como pocas, que transporta al viajero que cruza sus canales al siglo XVIII, a la época en que Casanova saltaba de azotea en azotea, visitando a sus amadas. El constante ronroneo del agua, junto con el frecuente paso de los gondoleros, hacen que el caminar por sus antiguas calles y el cruzar sus 455 puentes, nos deje un recuerdo imborrable en nuestra memoria. Y es que sin duda, Venecia es una de las ciudades que todo viajero debería de conocer y de experimentar al menos una vez en su vida.

Son muchos los lugares que no podemos dejar de visitar en La Serenissima, apodo que recibe la ciudad, como la Piazzale Roma , accesible desde el Puente de la Libertad que conecta el corazón de la ciudad con la peninsula,el puente de Rialto, que cruza el Gran Canal. el conocido Ponte dei Sospiri, en español llamado el Puente de los Suspiros, que era el sitio donde los prisioneros veían por última vez el cielo y el mar, el polémico Puente de la Constitución, o también conocido como Puente de Calatrava, por su autor, así como la emblemática Plaza de San Marcos, imprescindible tomarte un café en sus terrazas mientras uno disfruta de los detalles de la Basílica al frente y la música clásica sonando de fondo.

Muchas son las cosas que tenemos que hacer en la ciudad sede de la Mostra, como comprarnos una mascara de carnaval en una de las tiendas y puestos callejeros que nos encontraremos a cada paso. Como la que está a los pies del puente de Rialto, por su interior y donde podemos ver a un artista fabricarlas como hizo para la película Eyes Wide Shut, protagonizado por Tom Cruise y Nicole Kidman. Otra obligación del turista es disfrutar de la comida, de su pasta y de sus pizzas. Y hasta ahora, una tarea imprescindible era recorrer los canales en una de las turísticas góndolas. Pero ahora tenemos una nueva experiencia veneciana que no podemos dejar atrás. Y es disfrutar de una ópera única en Musica a Palazzo.

Musica a Palazzo, el privilegio de vivir la ópera desde su interior

¿Se imagina una noche en un bello y majestuoso palacio en el corazón de Venecia?. Imagínelo con una decoración de época, con obras de los más grandes artistas del barroco veneciano, rodeadas por frescos, estucos y piezas de mobiliario originales, que adorna sus estancias de altos techos y grandes ventanas, con vistas al Gran Canal, mientras la noche se adueña de la ciudad y la magia de la isla se filtra entre sus paredes. ¿Y si además añadimos un conjunto de cuerdas y piano formado por virtuosos que han tocado en las salas de concierto más importantes del planeta? Sin duda tenemos un escenario onírico al que aún podemos añadir un ingrediente más, un elenco de las voces más sublimes de la escena de la ópera, que a un metro nuestro, nos deleitará con un espectáculo que ningún asistente olvidará. Y es que esto, y mucho más, es lo que nos ofrece Musica a Palazzo.

Musica A Palazzo

Junto a uno de los canales y cerca de la Plaza de San Marcos, cruzamos un soportal para adentrarnos en el Palazzo Barbarigo Minotto, el cual es el encargado de albergar este espectáculo. Ya desde la calle que nos lleva a la entrada del edificio, hasta el patio interior, que nos encontramos al cruzar la entrada como las escaleras que nos llevan al primer piso, hace que la experiencia sea especial, y hace que nos sintamos como si fuéramos el mismo Dux de la República de Venecia.

En su interior, si asistimos, por ejemplo, a El Barbero de Sevilla , podemos estar sentados en el escenario mientras Figaro hace su entrada triunfal y canta para nosotros, a unos centímetros mientras nos mira a la cara. Una sensación imposible de lograr en cualquier gran teatro. Para los espectadores más tímidos la sala cuenta con sillas más alejadas, pero no debe de estar en tensión, ya que la participación de los actores con el publico es la justa para ser divertida y no es molesta en ningún momento.

Musica A Palazzo

Cada acto se celebra en una estancia diferente del Palacio, contando cada uno con una decoración y una estructura diferente. Si en un acto se ha sentado delante, ahora puede que se siente detrás, esté rápido para escoger los mejores sitios entre los que estén libres. Hay un descanso de 10 minutos en el que ofrecen gratuitamente champan, vino, refrescos y agua mientras se disfruta de un agradable salón a través del cual podemos apreciar como las luces de la noche van invadiendo el Gran Canal y los edificios que lo rodean.

Si el italiano no es nuestro punto fuerte podemos adquirir el libreto de la ópera en inglés e italiano para no perdernos ningún detalle de las “telenovela” de la época y sepamos si Rosina acabará o no con su amado y si Figaro logrará su objetivo.

ES SIN DUDA UNA DE LAS EXPERIENCIAS DE OCIO Y CULTURA MÁS EXCLUSIVAS DE LAS QUE PODEMOS DISFRUTAR EN VENECIA

Dependiendo del día de la semana podemos disfrutar una de las siguientes obras: lunes, jueves y sábados de La Traviata de Giuseppe Verdi, el miércoles  y el domingo de El Barbero de Sevilla de Rossini, los viernes otra obra de Verdi, el Rigoletto y el martes Duetti D’Amore nos ofrece una selección de los mejores duetos y piezas instrumentales del repertorio de ópera y música de cámara

Se recomienda ir bien vestido, recuerde que va a un palacio veneciano, no a dar una vuelta en góndola con cuatro turistas bajo el sol.

Es sin duda una de las experiencias de ocio y cultura más exclusivas de las que podemos disfrutar y aunque sorprenda, su precio es inferior al de una hora en góndola, así que si nuestro presupuesto es ajustado, recomendamos ver los canales desde un vaporettos y dedicar el dinero no gastado a una velada inolvidable y romántica.

Para asistir deben reservar sus entradas en la página web de Musica a Palazzo, donde podrán ver un mapa con la ubicación exacta y toda la información de contacto.

Deja un comentario