Viajamos a la isla de La Gomera. La que fue antaño escenario del amor entre la aborigen Iballa y del señor feudal Peraza, es hoy un destino que destaca por ser un remanso de paz y tranquilidad, donde el tiempo se ralentiza.

La ínsula cuenta a lo largo de su costa con imponentes acantilados, forjados durante el origen volcánico de la isla. Y es sobre la cima de uno de estos extraordinarios miradores al Atlántico, y en un entorno privilegiado por un clima subtropical, donde se encuentra nuestro alojamiento, el Hotel Jardín Tecina.

El Hotel Jardín Tecina dista mucho de ser un simple alojamiento, es una experiencia inolvidable. Desde el primer momento que llegamos a la recepción, para hacer el checkin se percibe la actitud del personal, independientemente del trabajo que desempeñen. Derrochan sonrisas, amabilidad y muchas ganas de hacer que la estancia sea lo más acogedora posible para el cliente. Y es que, cuando esta es la primera sensación que transmite un hotel, podemos estar seguros que nuestras vacaciones van por buen camino.

Hotel Jardín Tecina

Lo siguiente que destaca, resultado de la profesionalidad de los empleados, es lo cuidado que se encuentra todo el complejo. Desde las zonas comunes hasta las habitaciones. Constantemente se advierten detalles que demuestran el cariño con el que se conserva todo el entorno, tanto por su mantenimiento como por su limpieza.

Gracias a la visita virtual que proporcionan desde su página web, cualquiera desde su casa puede apreciar la belleza del complejo, de sus instalaciones y de su ubicación. Lo que no se puede percibir a través de la pantalla es la sensación de calma y tranquilidad de la que el viajero disfruta al cruzar su puerta.

Lejos del bullicio de otros complejos completamente masificados, ubicados en islas próximas, el Hotel Jardín Tecina garantiza el silencio y la paz que los viajeros esperan encontrar en esta isla, y no defrauda.

El hotel cuenta con múltiples bloques de apartamentos, con un diseño canario muy cuidado y con caminos serpenteantes rodeados de preciosos jardines. Todo esto configura un entorno bucólico que termina abrazado por un infinito Océano Atlántico.

El cliente puede reservar entre 5 tipos diferentes de habitaciones, dependiendo de sus gustos y de sus necesidades. Standard, Confort, Superior, Junior Suite y la Dúplex Suite. Habitaciones acogedoras, muy luminosas, y con vistas que difieren desde los jardines a las directas y panorámicas al mar.

Algunas cuentan con terraza independiente, como era el caso de nuestra habitación. Al estar ubicada en una primera planta, proporciona una mayor intimidad, lo que permite tener las cortinas abiertas constantemente, con la sensación de tener el océano a continuación de nuestra terraza. El amanecer y el atardecer son momentos inolvidables, desde la cama o desde la terraza. Y es que pocas veces, el susurro de las olas nos acompaña en nuestras vacaciones.

Son muchos los detalles que nos encontramos en nuestra habitación con el fin de hacer más agradable nuestra estancia. El hotel ofrece una carta de almohada, algo que garantiza un sueño confortable. El buen descanso es un detalle que no se cuida en muchos alojamientos y es algo que puede arruinar unas vacaciones. En el Hotel Jardín Tecina basta con una llamada y amablemente nos traerán al momento la almohada que mejor se adapte a nuestras necesidades.

También ofrecen un servicio de Spa (In Room Spa) para las habitaciones. Con una serie de productos relajantes (sales de baño, velas, lociones corporales) que nos pueden proporcionar una experiencia sensorial de lo más agradable sin salir de nuestro espacio.

Club Laurel

Si el Hotel Jardín Tecina de día es bonito, de noche se vuelve mágico. La piedra y los jardines nos guían por un sendero romántico hasta el ascensor, escondido entre la roca, que nos llevará al Club Laurel. Ubicado a los pies del acantilado acoge una serie de restaurantes y junto a una piscina de agua salada y un amplio solárium. Además de contar con un divertido minigolf y una cancha de voleyplaya. Es el complemento ideal para cualquier estancia.

Se puede escoger entre la Barra Peruana Inca, donde descubrirás la rica gastronomía peruana. El Restaurante El Laurel, con la mejor comida de autor. Y por último nuestra elección, la Trattoria Club Laurel, donde pudimos disfrutar de una cena italiana que nos hizo recordar nuestro viaje a Florencia . Si todo estaba exquisito, el risotto con bogavante, regado con un Moscato de D’Asti, fue simplemente espectacular. Y si la comida era excelente, la atención de los camareros no fue menor.

Si todo estaba exquisito, el risotto con bogavante, regado con un Moscato de D’Asti, fue simplemente espectacular

Son muchas las parejas que deciden celebrar sus bodas en el Club Laurel, de hecho, durante nuestra visita, se estaba celebró un enlace nupcial. Y es que se trata de un lugar idílico para festejar cualquier evento garantizando un recuerdo inolvidable.

La ubicación, a nivel de costa, del Club Laurel, hace que en ningún momento se pueda alterar tranquilidad de los huéspedes del hotel, aunque haya una fiesta en sus instalaciones.

Mucho más por descubrir

Alrededor del hotel se pueden disfrutar de otras muchas instalaciones y servicios, que, por falta de tiempo, desgraciadamente no pudimos disfrutar. Pero que estamos seguro que en el futuro probaremos y os hablaremos de ellos. Algunos de estos servicios son:

El Spa Ahemon. Un espacio sólo para adultos, orientado al relax, la relajación y la salud en un entorno tranquilo con vistas al mar.

El Tecina Golf, donde los amantes de este deporte podrán disfrutar de uno de los diez mejores campos de golf de España. Cuenta con unas excepcionales vistas, al océano Atlántico y al Teide. Un enclave único para el disfrute de este deporte.

La Eco Finca Tecina es una finca ecológica, ubicada al lado del Club Laurel, se basa en los principios de la permacultura, un diseño agrícola basado en los patrones y las características del ecosistema natural.

Grupo Fred. Olsen

El Grupo Fred. Olsen es el responsable del Hotel Jardín Tecina. Es una compañía instalada en las Islas Canarias desde 1904. Su actividad comprende desde el transporte marítimo interinsular, ocio y restauración. Es una de las mejores opciones para moverse entre las islas.

Pero también es una gran opción para moverse entre los principales núcleos de La Gomera. Las carreteras son largas, con muchas curvas y se pueden hacer muy pesadas. Por esa razón, una alternativa muy aconsejable es la de movernos entre la Playa de Santiago y Valle Gran Rey o San Sebastián de La Gomera en el Benchi Express de Fred. Olsen, cuyos billetes se pueden adquirir de forma cómoda desde un quiosco digital ubicado en el hall del hotel.

Premios y reconocimientos

Fruto del trabajo y del esfuerzo son la multitud de premios que ha recibido el complejo:
Tripadvisor, Q de Calidad, TUI Umwelt, Travelife Gold, TUI Top Quality 2017, TUI Holly, Holiday Check, Top Hotel Partner, Sello Verde Clase A, Sello de registro de la huella de carbono, Booking.com o TUI Family Champion.

Mantente informado

El Hotel Jardín Tecina cuenta con un blog con información actualizada para los viajeros, con temas que tratan sobre el hotel, así como de la isla de La Gomera. Esto es algo que se agradece y que no suele ser habitual. Son muchas las empresas cuyos blogs han quedado en el olvido por falta de tiempo o interés, contando sólo con información desfasada. Además de disponer de esta útil herramienta, tienen una gran actividad en las redes sociales (como en Facebook o Twitter). Con lo que es muy fácil estar al día de todas las novedades y de todas las promociones que constantemente se ofrecen.

 

Deja un comentario