El nacimiento de la web tuvo en Suiza, en el CERN, que es la Organización Europea para la Investigación Nuclear, es el mayor laboratorio de investigación en física de partículas del mundo. En ocasiones se confunde el origen de Internet, que tuvo su punto de partida en la red militar americana Arpanet. Pero el concepto de página web fue creado en el continente europeo.

La idea de la World Wide Web, las famosas tres w (www), fue del científico británico Tim Berners-Lee mientras trabajaba en el CERN en el año 1989. La web que hoy en día conocemos tuvo su origen en la necesidad de desarrollar un sistema de intercambio automático en el mundo educativo.

La primera web, publicada en el 6 de agosto de 1991, era un poco egocéntrica, ya que sólo hablaba de si misma. La dirección web que aún hoy mantienen operativa fue info.cern.ch. El dominio .ch es el correspondiente a Suiza. El primer ordenador que albergo esta página web fue un NeXT Cube, de la empresa fundada por Steve Jobs tras ser despedido de Apple.

Podemos, a día de hoy, ver en esta página web una simulación de cómo se visualizaba por aquel entonces aquel proyecto que supondría el germen de millones y millones de páginas web que seguirían su estela.

Un factor determinante en la difusión masiva del formato www fue el hecho de que el CERN compartiera el software bajo el perfil de dominio público, y posteriormente, mediante una licencia abierta, permitiendo así el acceso universal a su código.

Tim Berners-Lee es actualmente el director del World Wide Web Consortium (W3C), que es la organización de crear los estándares y de dar recomendaciones en la evolución de las páginas web.

Actualmente se calcula que existen más de 1,890 millones de páginas web.

Como indicaba al principio, al hablar de la web muchas veces se piensa en internet, mezclando los dos conceptos. Internet hace referencia a la red, a la comunicación, que en particular puede ser de páginas web pero tambien puede transmitir correos electrónicos, entre otros datos.

Durante la guerra fría, el Departamento de Defensa Americano (DoD) consideró que su sistema de comunicaciones era demasiado vulnerable. Por este motivo encargó a su Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados (Advanced Research Projects Agency, ARPA) el desarrollo de una plataforma más segura. El resultado fue la creación de una red experimental de cuatro nodos en 1969 que permitía que la información llegara a su destino aunque parte de la infraestructura estuviera destruida. A esta red la denominaron ARPAnet. Durante los años siguientes se irían desarrollando los elementos técnicos, como el protocolo TCP/IP, que permitirían el despliegue de la conocida red de redes. El nombre de la red empezó a cambiar pasando a denominarse ARPAnet, Federal Research Internet, TCP/IP Internet, para terminar en lo que hoy conocemos: Internet.

La evolución de la web fue la mano de los navegadores, los programas necesarios en los equipos de los usuarios para poder visualizar las páginas. Los más populares han sido Mosaic en 1993, Netscape en 1994, Internet Explorer que vio la luz en el año 1995 de la mano de Windows 95, Opera en 1996, Safari de la mano de Apple en 2003, Firefox en 2004 y por último, Google, lanzó Chrome en 2008.

Según la página StatCounter, en octubre de 2018, el navegador más usado es Chrome, por un 61,51%, después Safari por un 15,16%, le sigue Firefox con un 5,02%, Opera con un 3,16% e Internet Explorer con tan sólo un 2,87%.

Otro elemento muy importante para los usuarios fue la velocidad de conexión. Viajemos de nuevo al principio de los años 90. Fue una época entrañable, que dista mucho de la experiencia que tenemos hoy en día a la hora de navegar por las páginas web.

Hoy, con mi conexión de fibra óptica a 600 Mb simétricos, la descarga de una imagen de 1 Mb es inmediata. Con mi primer modem, a 14.4 Kbits/s  el tiempo para una sola fotografía era de 10 minutos y 25 segundos.

Deja un comentario