Desde hace unos años la palabra chatbot se ha puesto de moda. Parece un termino o una idea moderna, pero nada más lejos de la realidad. Los años 60, una época durante la que tuvo lugar la Guerra Fría, las manifestaciones contra la guerra de Vietnam o el asesinato de John F. Kennedy, Malcolm X y Martin Luther King supuso el albor de los chatbots.

ELIZA fue el primer Chatbot. Corría el año 1966, cuando se finalizó en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) su desarrollo. Trataba de mantener una conversación coherente con un usuario, pero era un sistema muy sencillo. Su programación se basaba en la búsqueda de palabras claves y devolvía frases predefinidas que coincidían con la palabras claves encontradas. Cuando el sistema no encontraba ninguna palabra clave, y por tanto era incapaz de devolver una respuesta, reformulaba la expresión recibida a modo de pregunta o de reflexión. Rápidamente la conversación dejaba de tener sentido.

6 años más tarde se programa en la universidad californiana de Stanford PARRY. Este bot simulaba a un paciente de paranoia con esquizofrenia. Se le llegó a describir como una versión de “ELIZA con actitud”. A este sistema se le aplicaron variaciones de los test de Turing, llevadas a cabo por un equipo de psiquiatras. Sólo un 48% de las veces se acertó a la hora de determinar si el interlocutor era el bot o un humano. PARRY llegó a comunicarse con ELIZA en diferentes ocasiones. Una de estas “conversaciones” tuvo lugar a través de ARPANET, la red militar de los Estados Unidos precursora de Internet.

1988, han pasado 16 años desde el nacimiento de PARRY, Jabberwacky ve la luz. Es un proyecto más evolucionado, que pretender superar sin problema el test de Turing. Pero aún va más allá que sus antecesores. Ahora la interacción no es mediante el teclado, sino por comandos de voz. Sus creadores tenían la idea de integrarlo en objetos, como podía ser un robot, algo que hoy en día nos resulta muy familiar.

1992, año de las Olimpiadas de Barcelona , Creative Labs, marca por entonces muy conocida por sus tarjetas de sonido, crea Dr. Sbaitso, acrónimo de Sound Blaster Artificial Intelligent Text to Speech Operator. El software asume el rol de un psiquiatra, usando el potencial de sonido de la época para sintetizar sus respuestas y emular, aunque de forma pobre, una conversación.

PARRY simulaba a un paciente de paranoia con esquizofrenia.

ALICE (Artificial Linguistic Internet Computer Entity) se encuentra online en el año 1995, en un Internet aún en pañales. Usando el lenguaje de programación JAVA y haciendo uso de patrones heurísticos dificultando para el usuario si la conversación que mantiene es con un ordenador o con otra persona.

Dejamos el siglo XX y vamos al año 2001. SmarterChild opera en las plataformas de mensajería más importantes en aquel momento: MSN Messenger, AOL Instant Messenger e ICQ. No sólo era capaz de conversar sino que podía ejecutar una serie de comandos. Es uno de los precursores de los bots empresariales que conocemos a día de hoy. Ya incluía publicidad en sus conversaciones e incluso llego a tener una versión de pago, lo cual no tuvo mucho éxito entre los usuarios, que abocó a la empresa responsable del mismo, Colloquis Inc., a su cierre temporal, para más tarde volver a la vida, esta vez de forma completamente gratuita.

En el 2006 la multinacional IBM lanza Watson, cuyo nombre es en honor del fundador y primer presidente de la compañía Thomas J. Watson. Esta herramienta, responsabilidad del equipo de investigación DeepQA, es capaz de mantener conversaciones naturales usando fuentes externas de información como enciclopedias, diccionarios, tesauros, artículos de noticias, y obras literarias, entre otras. Además se nutre del conocimiento adquirido a partir del Machine Learning. En el 2011 Watson participo en un concurso de televisión estadounidense llamado Jeopardy!. Compitió con dos humanos y se alzo con el primer premio, de un millón de dólares. Este importe fue donado por IBM a dos ONGs.

2010, el punto de inflexión. Apple presenta Siri, la evolución y precursora de todos los chatbots actuales. Como de costumbre Apple da un salto de calidad redefiniendo lo que el usuario espera de un sistema automático. Tal ha sido el impacto que Siri ha tenido en la sociedad que ha participado en series y películas. Por ejemplo capítulo de la popular serie The Big Band Theory en el que uno de sus protagonistas, Raj, al estar entusiasmado con la asistenta de Cupertino, llega a conocerla en persona en un sueño. Este desarrollo supone sin duda un antes y un después en los asistentes digitales.

La integración de Siri ha sido exponencial. Aunque al principio estaba limitado, hoy Apple permite a los desarrolladores de apps usar el potencial de Siri, permitiendo así la creación de herramientas que responden a la voz de una forma completamente natural. Además permite la interacción con la domótica de la casa. El usuario puede pedir a Siri que encienda las luces o pedirle que sería de televisión quiere ver. Siri está presente en casi todos los dispositivos de Apple: iMac, MacBook, iPhone, iPad, Apple Watch, Apple TV y su reciente altavoz inteligente, el HomePod.

Y después, vinieron los demás. En 2012 al rebufo Google presenta su versión de Siri, Google Now. Al igual que Apple, la compañía del buscador empezará a incluir en sus dispositivos y en Android a su asistente virtual. La última incorporación de Google Now ha sido a su reciente gama de altavoces, Google Home.

2015 es el año de Microsoft y de Amazon. La primera lanza Cortana, usando el potencial de su buscador Bing, mientras que la empresa de Seattle incluye en sus altavoces Amazon Echo la tecnología de Alexa, que permite la interacción de los usuarios con su dispositivo mediante conversaciones naturales de voz.

Cada asistente tiene un comando de voz diferente para prestarnos atención, así Siri nos escucha cuándo decimos “Oye Siri” y Google Now responde con “Ok Google”. Alexa presta atención al escuchar su nombre, algo que no es práctico si alguien de la casa se llama igual, ya que cada vez que oye esta palabra se activa. Amazon tuvo que explicar como modificar esta opción por defecto para evitar molestias continuas en estos casos.

Un año después Facebook permitió a sus usuarios crear bots en su plataforma. Esto abrió un mundo de posibilidades en lo que a chat entre empresas y usuarios en la red social se refiere. En junio de ese año se habían creado 11.000 bots. Otras plataformas, como Twitter, tendrán después sus propios bots, con herramientas propias o de terceros.

Deja un comentario