Los hashtags se han vuelto cotidianos en nuestras publicaciones en las diferentes redes sociales (Facebook, Twitter, Instagram, etc.). Su finalidad, al menos la actual, es la de agrupar conversaciones en torno a una palabra, siendo Twitter la primera de las redes sociales que lo empezó a usar. Pero su utilización venía ya de lejos.

A finales de los años 80, exactamente en el año 88, se lanza el IRC (Internet Relay Chat). Era una forma primitiva de comunicación que precursora de la mensajería actual. Los que utilizábamos este medio de comunicación pudimos empezar hacer uso, a partir del año 93, de las etiquetas, los hashtags. Su finalidad era la de crear lo que se denominaba canales. Se trataban de “salas temáticas virtuales” donde se debatían temas concretos. Así podamos ir al canal #futbol, que aglutinaba las conversaciones relacionadas con este deporte.

En el año 2007, Chris Messina, un usuario de Twitter propuso públicamente en un tweet que la red adoptara el uso de la # de forma similar a como lo hacía el IRC. Evan Williams, uno de los creadores de Twitter, rechazó inicialmente la idea, ya que consideró que era demasiada técnica para los usuarios. Recordemos que Twitter se funda en el 2006, el 21 de marzo y que un año después, cuando Chris propone el uso del hashtag nos encontrábamos ante una plataforma completamente desorganizada, en cuanto a temática se refería. Aún recuerdo lo caótico que era usar Twitter por aquel entonces.

Pero, ¿por qué no usamos más de uno?

Aquí la respuesta es muy sencilla. Porque Facebook así nos lo aconseja. Es importante, antes de lanzarnos a probar cualquier nueva característica, ver la documentación oficial y los blogs de las plataformas.

“Menos es más”, Ludwig Mies van der Rohe

En el año 2016, la red social publicó un artículo, el cual a día de hoy aún no ha modificado, titulado “Uso de #Hashtags en Facebook” (en su versión inglesa “Use #Hashtags on Facebook”). En esta publicación podemos leer las recomendaciones que nos ofrece para su uso. Son las siguientes.

Crear nuestros propios hashtags

Una vez que hemos hecho esto, podemos invitar a nuestros usuarios o a toda la audiencia, a que lo use para aglutinar las conversaciones alrededor de esta palabra. Así será más fácil localizar temas concretos.

Facebook pone como ejemplo el caso de la cantante brasileña Ivete Sangalo. Ella creo, durante el carnaval, el hashtag #INSTAIVETE!. Invitó a sus fans a usarlo en Facebook y en Instagram para acompañar a los textos que iba a publicar junto con sus selfies.

Participando en conversaciones que nos afecten

Si los fans usan un hashtag para hablar sobre nosotros, entonces deberíamos de unirnos en la charla, usando el mismo hashtag que ellos hayan utilizado, aunque esta no se produzca en nuestra página, ya que esa es la gracia de los hashtags, poder localizar discusiones en todo Facebook sobre un tema. Sobra decir que si es una crítica entra en juego el sentido común y la creatividad a la hora de afrontar la respuesta.

Promocionando las campañas de publicidad

Si usamos un hashtag durante una campaña de publicidad, sería muy recomendable que lo reforzáramos con publicaciones propias que incluyan dicha palabra. Si nosotros no lo usamos, no podemos esperar que lo hagan los fans.

Como respuesta a una encuesta

Imaginemos que queremos, desde un programa de televisión, lanzar una encuesta para saber quien es el mejor piloto de Fórmula 1. En este caso, como excepción, podemos publicar a la vez diferentes hashtags. Ya que estamos dando a conocer las posibles respuestas que pueden usar los internautas.
Así podríamos publicar un post que dijera “¿Quien es el mejor piloto de Fórmula 1? Respóndenos con su hashtag correspondiente: #GanadorFernandoAlonso, #GanadorVettel o #GanadorHamilton”.

Usando hashtags con significados especiales

Existen algunos hashtags que ya, por si solos, tienen un significado intrínseco. Así, en las publicaciones de habla inglesa, #ThrowbackThursday o #tbt son usados de forma natural para indicar que la publicación hace referencia a un contenido nostálgico.
Por ejemplo, “Esta es la foto de mi mascota cuando yo tenía 6 años #tbt”.
Estos son los pocos casos en los que no será necesario, ya que no tendría sentido, incluir el hashtag dentro de la frase, como ya veremos que se recomienda más adelante.

Consejos de uso

Los hashtags populares pueden ser más eficientes

Cuando queremos usar un hashtag es conveniente realizar una búsqueda previa para ver si existe algún versión que ya está extendida.
Esto se tiene que hacer así, en primer lugar, porque será lo que los fans harán a la hora de añadir un tag en una de sus publicaciones, buscarán el más popular que no tiene que ser necesariamente el que nosotros queríamos usar.
Por otro lado, podremos generar más tráfico al estar usando un hashtag con más presencia. Esto es siempre que no queremos promocionar uno propio, donde la popularidad no tiene importancia.
Por ejemplo, tal vez nos puede parecer interesante para promocionar la final de la NBA en la ABC usar el hashtag #NBAFinalsOnABC, pero es posible que los usuarios prefieran usar la versión simplificada #NBAFinals. Con lo que deberíamos de adaptarnos. Investigar un minuto antes de añadir un hashtag a lo loco no es ninguna perdida de tiempo.

Todo, lo más sencillo posible

Diferentes hashtags para un único tema puede ser muy confuso para un usuario. Que sea sencillo y, sobretodo, un único hashtag, dos como mucho, ayuda a que este sea más fácil de recordar y más usado.

Evita símbolos especiales

Símbolos de puntuación o caracteres como la ñ es mejor evitarlos. Tampoco se deben de incluir espacios. En caso de no cumplir esta norma, lo más probable es que el hashtag no esté operativo, no se pueda hacer click sobre el y por tanto, no sirva para nada. Así que en lugar #Let’sGoHeat deberíamos de usar #LetsGoHeat. Y #Lets Go Heat sólo crea el hashtag #Lets.

Identifica temas de conversación con hashtags

Debemos de integrar nuestro hashtag en la frase, dejando claro el asunto de la conversación. Tenemos que evitar poner el hashtag al final del post y aún más, añadir una ristra de hashtags sin sentido. Como veremos más adelante, esto sólo nos penaliza.
Así en lugar de escribir “Los Heats están  jugando muy bien. #NBAFinals” deberíamos de integrarlo en la frase, con algo así “¿Quién crees que será el equipo ganador de la #NBAFinals de este año?”.
Todo esto son aspectos que el algoritmo de Facebook seguramente tendrá en cuenta a la hora de mostrar los resultados para una etiqueta concreta.

Usar contenido de otras plataformas

Si usamos otras redes sociales conectadas a nuestra página de Facebook veremos como nuestras publicaciones, que lleven hashtags, van a activar estos automáticamente, permitiendo que los usuarios hagan click sobre ellos y búsquedas por sus términos.
No obstante, esta práctica de conectar redes sociales, replicando contenido de una en otra no es una ténica muy poco aconsejable que comentaré en otro artículo.

Cuantos más hashtags, menos engagement

Según un estudio de Scott Ayres, autor del libro “Facebook All-in-one for Dummies”, ha determinado que las publicaciones con 1 o 2 hashtags han tenido de media 593 interacciones, de 3 a 5 tienen 416 interacciones, de 6 a 10 obtienen 307 y las que tienen más de 10 bajan hasta las 188. Así que queda claro, a má hashtags menos interacciones.

Deja un comentario