Estudiantes de toda Europa aprenden Swift para disfrutar de nuevas oportunidades

La mentalidad de programadores ha germinado en todos los ámbitos del centro, y los alumnos aplican principios de programación a todas las asignaturas, a menudo usando Swift Playgrounds.

“Nos dimos cuenta de que ya usábamos las aptitudes de programación en todo nuestro plan de estudios”, asegura Nutt, de 28 años. “Cuando escribimos algo, lo revisamos y lo mejoramos, hacemos depuración. Secuenciamos historias, sucesos y las cosas que hacemos día a día. En realidad solo hay que hacer comprender a la gente del centro que la programación ya está a nuestro alrededor.”

En el aula de Scott, sus alumnos de 5 y 6 años practican habilidades de programación para tareas tanto habituales como fuera de lo normal. Les planteó un problema: ¿cómo se puede capturar a un dinosaurio que se ha escapado del zoo? Sus alumnos decidieron que harían tostadas de mermelada y las dejarían para que el dinosaurio las encontrase.

Scott trajo pan, mantequilla y mermelada y les pidió a los alumnos que le dieran instrucciones paso a paso para hacer las tostadas. Este ejercicio les sirvió para descubrir los pasos necesarios para ejecutar una secuencia de programación.

“Después dejamos las tostadas a la entrada de clase, hasta el día siguiente”, explica Scott. “Y, por supuesto. el dinosaurio las encontró y se las comió. Al día siguiente solo quedaban las migas”.

Deja un comentario