Soy asiduo comprador de productos de Apple, algo ya casi compulsivo. Lejos quedan ya mis primeras adquisiciones. Mi primer iPod, traido desde China, mi primer iPhone, que fue el primer modelo, cuya compra a Estados Unidos por eBay, antes de que llegara a España, fue una odisea con final feliz, para luego continuar con otros muchos productos como iMac, MacBook Air, iPads, Apple Pencil, AirPods, Apple Watch hasta llegar a mi reciente MacBook Pro o mi nuevo iPhone XS. Por tanto, experiencia en compra de productos Apple no me falta, tanto en distribuidores locales como en la propias Apple Stores, nacionales o internacionales.

Con todo ello, no me es dificil diferenciar aquellos distribuidores que simplemente despachan cajas de productos, con la misma implicación que pondrían en despachar barras de pan, de otros establecimientos que ofrecen un plus a sus clientes.

Cuando fuí al número 1 de Infinity Loop, en Cupertino, bajo las oficinas de la sede de Apple, y visité su Apple Store, tuve la misma sensación que al ir a cualquiera de sus tiendas, ya fuera en Londres en Covent Garden, en Las Vegas en el Caesars Palace o en Nueva York en la Quinta Avenida. Un trato excelente, acompañado por un interés constante en ayudar además de una atención al cliente de primer nivel. Todo ello hace que, la compra de cualquier producto de Apple o el soporte Genius Bar ,sea una experiencia de lo más satisfactoria.

Ayer tuve de nuevo esta sensación, y no fue en un Apple Store, fue en Las Palmas de Gran Canaria. Al ir a recoger un Apple Watch en reparación a Banana Computer. Para empezar, la experiencia dista mucho de la locura que fue la sustitución de un cargador de 90 euros, en garantia, adquirido a través de El Corte Inglés.

Si bien, esta empresa cuenta con un profesional de primer nivel en su centro de Mesa y Lopez, Shonki Nanwani, quien no sólo conoce a la perfección el mundo Apple, sino que tiene un trato al cliente impecable, no es capaz de dar el soporte mínimo esperado, al limitar por política de la compañia el servicio al cliente, al desentenderse de los problemas que surgen con los productos de Apple, lavandose las manos y haciendo que el comprador tenga que ir a un soporte autorizado, en mi caso Universo Mac, sin ofrecer ninguna solución ni ayuda ante los constantes problemas surgidos.

No obstante esta batalla ya la he descrito en el artículo “Dónde comprar productos Apple en Canarias y dónde no hacerlo” con lo que no voy a volver a repetirme. En honor a la verdad, y pese a mi mala experiencia con Universo Mac, si tengo que reconocer que un conocido ha llevado su iPhone para cambiar la batería, así como un portatil para cambiar el teclado, y ha quedado muy contento con el trato y el trabajo realizado.

Dicho esto, y volviendo a mi experiencia de ayer, en Banana Computer la podriamos reducir a lo siguiente: tengo un problema con un Apple Watch con caja de acero inoxidable en garantia, con algo menos de 2 años, me recogen el producto, se lo mandan al soporte técnico y al tiempo, me avisan que el problema está resuelto, y que puedo pasar a recoger mi Apple Watch. En este caso me entregan, en plazo, un disposito nuevo que sustituye al que tenía con problemas. Principales diferencias con mi experiencia anterior: no he tenido que llamar más de 5 veces a Apple, no he tenido que llevar el dispositivo al soporte técnico, no he tenido que discutir con el distribuidor, no he perdido el tiempo y casi la salud… En resumen: un servicio como se espera, cómodo y eficáz.

El Apple Watch me lo entregó Jose Quintana, responsable de la tienda, quien no pierde la sonrisa ni un sólo momento y te atiende con la misma profesional que se puede esperar de cualquier empleado directo de un Apple Store. Además de asesorarme con las dudas que tenía, me ofreció un mes gratis de un seguro para mi MacBook Pro, el cual adquirí la semana pasada, y este ofrecimiento fue sin haberle preguntado por este servicio. Un trato que hace que te sientas muy cómodo como cliente en Banana Computer, sin miedo a preguntar dudas y dejándo que te asesoren. Y esta actitud pro activa no es exclusiva de Jose, sino que, en mayor o menor medida, la comparten el resto de empleados.

Otro servicio que me ha sorprendido muy gratamente ha sido el soporte por Whatsapp. La he usado en varias ocasiones, ya que me resulta mucho más cómodo que llamar por teléfo y más rápido que escribir un email. En mi última ocasión fue para preguntar unas dudas antes de llevar mi Apple Watch a reparar. Envíe un mensaje a las 17:17, la respuesta la recibí a las 17:18. Y no se trataba de una respuesta tipo, sino de una soluciona a mi consulta.

Banana Computer ofrece un servio de soporte por Whatsapp excepcional

Esto choca completamente con el servicio que ofrece, por ejemplo, Media Markt, al menos en Gran Canaria. Proporcionan un número de Whatsapp en cada una de sus tiendas, el cual sería mejor que eliminasen de su web, ya que no son capaces de responder a los clientes por este medio. Para muestra un botón. En el caso del centro de Las Arenas, les mandé un mensaje el 3 de enero, sin obtener respuesta. Les mandé otro mensaje el 24 de agosto preguntado si tenian en stock portatiles. Me remiten un mensaje el 31 de agosto, una semana despues, con un texto mal escrito: “Hola buenas tardes. El McBook que, si” (sic). Les mandé los mismos whatsapps al Media Markt del Centro Comercial de Los Alisios sin obtener nunca una contestación.

A veces, como consumidores, nos centramos únicamente en el precio de los productos (y en las islas, después en el stock). Pero este tipo de atención al cliente, especialment en el sector tecnológico, se tiene que valorar y se debe sumar a los factores que determinan donde adquirir un producto.

Otra de las ventajas que Banana Computer ofrece, a la hora de valorar sus precios, son los descuentos educativos (para estudiantes y profesores) así como campañas con regalos a estudiantes y profesores lanzadas por Apple, como la reciente “Vuelta al cole“, con el regalo de unos auriculares Beats, entre otros productos.

Todo esto hace que, para mi, Apple en Gran Canarias se llame Banana Computer.

Deja un comentario