«El Jefe» de Eduardo Aldan

Lo más destacable de ir a ver esta obra es que se escenifica en el mismo teatro que se utiliza para grabar La Resistencia y ves a la entrada los carteles. Hace unos años tuve el placer de ver la obra «Espinete no existe» de Eduardo Aldan y me gusto muchísimo, te sentías identificado con las situaciones, interactuaba con el público y el final te sorprendía y a la vez te llevabas una lección muy dulce para disfrutar cada día de la vida. Con esas expectativas tan altas fui a ver esta nueva obra y nada que ver, un total error.

El Jefe de Eduardo AldanLa obra se centra en dos personajes un jefe que pretende ser un descafeinado del Grinch pero de corazón bondadoso, utilizando todos los topicazos posibles (no veo a mi hijo, soy adicto al trabajo, tus problema no me interesan, maniático de la limpieza…) y un empleado al que acaba de despedir, que parece un híbrido entre Pepe Gotera y Otilio y Mr Bean. Con lo cual es un humor que a mi parecer resulta demasiado absurdo.

Se quedan encerrados en la oficina el 31 de diciembre y se ven obligados a comer las uvas juntos.

Aviso: ¡Spoiler!

Si no quieres que te desvele el final… no sigas leyendo…. pero vamos sorpresa ninguna, se ve venir desde la segunda frase de la obra, El Jefe se vuelve super bueno y no despide al empleado, y el dinero no importa, tienes que decir a la gente que te importa que la quieres, disfruta de la vida, menos móvil, menos trabajo… lo que realmente ya sabemos y todos pensamos en situaciones delicadas.

Quizás es un crítica un poco dura, lo siento, pero no puedo recomendar esta obra, es que si llega a durar media hora más me da algo.

Deja un Comentario