He estado en París en muchas ocasiones. Visitado los lugares frecuentes que los viajeros recorremos al llegar a la capital francesa. Por ejemplo, me he embelesado con el arte del Museo del Louvre, recreado con la belleza de la catedral de Notre-Dame o con las vistas desde lo más alto de la torre Eiffel. Pero en esta ocasión he tenido el privilegio de disfrutar de una experiencia inesperada, que me ha sorprendido y fascinado a partes iguales. Un crucero nocturno por el Sena acompañado de una cena de lujo.

Gracias a la compañía de cruceros Eiffel Croisières, pude participar, junto a mis acompañantes, de una velada única. He descubierto una manera de conocer un destino diferente, desde una perspectiva completamente nueva. Todo, en un ambiente exclusivo, al tiempo que nos deleitamos de unos momentos inolvidables.

El crucero de noche por el Sena, a bordo del barco Tosca, fue cautivador desde el primer momento. Recorrer el corazón de París, rodeados por los monumentos más emblemáticos, iluminados en la oscuridad, configura un instante mágico. Durante las dos horas del trayecto fluvial, seremos testigos de la vida social que fluye paralela a los cauces del río. Nuestra cena tuvo lugar un sábado por la noche, por lo que los laterales del Sena estaban atestados de una multitud. Parejas abrazadas, sentadas en el muro, frente a cientos de personas que se divertían, charlando, bebiendo y bailando, en resumen, llenando de vida todo el recorrido. Un escenario bohemio, sorprendente e imprevisible. Sin duda, este crucero es algo que repetiré en futuros viajes a la conocida como “ciudad del amor”.

Eiffel Croisières - Crucero por el Sena - Le Tosca exterior con la Torre Eiffel de noche iluminada
Tosca pasando bajo el Puente del Alma

París, la Ciudad de la Luz

Durante nuestros viajes descubrimos ciudades que vemos como cambian radicalmente entre el día y la noche. París es un buen ejemplo. Por el día, en particular la zona central que rodea al río Sena, es un ir y venir constante de turistas, abarrotando las calles, algo sólo comparable a lo que nos encontramos en la Venecia diurna. Es difícil abrirse camino por las bulliciosas avenidas, frente a miles de visitantes, que son conducidos por sus correspondientes guías, saltando de monumento en monumento, mientras escuchan en su idioma correspondiente la historia de la ciudad, ocupando hasta el último centímetro de la acera.  Pero si el trasiego humano es intenso, aún más lo es el de vehículos, un caos circulatorio que nos recuerda a nuestra estancia en Casablanca, donde la falta de accidentes parece sólo resultado de un milagro tras otro.

Pero al caer la noche, todo cambia. Con el manto oscuro la ciudad brilla en todo su esplendor. Es entonces cuando se entiende otro de los sobrenombres de París, “la ciudad de la luz” o la Ville lumière en fracés. El desconcierto del día da paso a la tranquilidad del crepúsculo. Y es este momento cuando la urbe se gana, por mérito propio, su apodo.

Una cena deliciosa

El menú que saboreamos recibe el mismo nombre que nuestro barco, el Tosca. Es un menú magnífico. Una vez que nos encontramos en nuestra mesa Iniciamos nuestra velada con un delicioso Blackberry Kir Royale, un sorprendente cóctel francés que ofrece un equilibrio perfecto con su sabor entre lo dulce y lo seco.

Zarpamos del puerto y empezamos el recorrido por las aguas del Sena. Momento en el que hizo una entrada triunfal nuestro primer plato. Una impresionante bandeja de marisco, que provocó que el resto de los clientes girasen sus cabezas, al tiempo que clavaban sus miradas en nuestra mesa. Una gran variedad de marisco cocinado, descansando sobre un lecho de hielo que mantiene todo su sabor. Simplemente impresionante. Un ágape, con sabor a mar, compuesto por langosta, ostras, gambas y otros crustáceos. Acostumbrados a disfrutar del marisco caliente, comerlo frio, sobre el hielo, ha sido todo un descubrimiento. Exquisito.

Eiffel Croisières - Crucero por el Sena - Marisco Champan Mujer
El plato de marisco es espectacular, no podemos dejar de recomendarlo

En el segundo plato no logramos ponernos de acuerdo. Unos optamos por un delicioso filet mignon de ternera con salsa de chanterelle y patatas gratinadas, mientras que otros disfrutaron del coulibiac de salmón con emulsión de eneldo y verduras crujientes. Cualquiera de las dos elecciones es un acierto seguro.

El postre no defraudó. Dúo de dulces, un postre redondo para los más golosos, especialmente para los amantes del chocolate. Todos los menús incluyen un dulce de pasteles, preparados por un chef que tiene la distinción de ser reconocido como el mejor artesano de pastelería de Francia. Se trata de un autentico placer para el paladar.

La velada fue acompañada de un buen burdeos, un Château Camarsan, y de agua.

Menú para niños

Sin duda han pensado en todo. Por eso también ofrecen una carta para los más pequeños, a un precio muy asequible. Para que ellos también disfruten de una velada especial. Compuesto por una hamburguesa del Capitán, acompañada de puré o patatas fritas, y un helado de cabeza de Pitufo de postre. Como bebida se puede escoger entre zumos, refrescos y agua.

El momento perfecto y personalizado

La flexibilidad de Eiffel Croisières es una de sus características, con el fin de ofrecer la experiencia mas satisfactoria e inolvidable. Así, es posible contratar otro tipo de servicios adicionales, como una tarta de cumpleaños o un ramo de rosas, para tener la noche romántica perfecta.

Otros menús disponibles

Nuestro menú no es el único que está disponible en Eiffel Croisières. Se puede escoger entre un menú más económico (el menú Almirante) o uno superior, regado por champán durante toda la noche (el menú Prestige). Se adaptan así a presupuestos más ajustados y a gustos más burbujeantes.

Reserva la mejor ubicación en el barco

Asegurarse el mejor sitio, en la sección VIP o junto la ventana, conlleva un pequeño suplemento, pero sin duda, para una noche inolvidable, merece más que la pena. Así evitamos perdernos unas vistas increíbles que no olvidaremos nunca. La parte delantera es sin duda el mejor sitio.

Eiffel Croisières - Crucero por el Sena - Torre Eiffel de noche
Sin duda, las mejores vistas son junto a las ventanas de la parte frontal

“¡Tuvimos una noche romántica de sueños! El servicio es perfecto! La comida muy buena!”
nathaliem

Brunch por el río Sena

Además de esta increíble cena, el Tosca ofrece todos los domingos un brunch al tiempo que pasa hora cruzando el corazón de París. Un buffet de platos dulces y salados en un ambiente muy acogedor. Todo ello acompañado de buena música.

En el menú nos encontraremos con una parte salada, con toda clase de charcutería, quesos, huevos revueltos con trufa negra, salmón ahumado o rosbif de verduras, entre otras delicias. Por otro lado, en el buffet dulce, nos ofrece un surtido de mini pasteles, mini crepes de mermelada, nutella y miel, además de fruta fresca y dulces de chocolate, nuevamente, de la mano de la mejor pastelería de Francia.

Tour por el río Sena

Ruta crucero por el Sena de Eiffel Croisieres
Plano del recorrido del crucero por el Sena

Partiremos del puerto de Debilly, en dirección a la Estatua de la Libertad. Pero tranquilos, no llegaremos hasta Nueva York. Veremos una replica más pequeña, ubicada junto al Sena, que es idéntica a la famosa estatua del puerto neoyorkino, la cual los franceses regalaron a los americanos por su independencia de los británicos.

Después pasaremos cerca de uno de los iconos de la ciudad, la Torre Eiffel. Construida para la Exposición de París fue diseñada por Gustave Eiffel, de quien cogió el nombre.

Pasaremos frente los Inválidos, donde se encuentra la tumba de Napoleón Bonaparte, además de ver el Gran y el Pequeño Palacio, dos edificios majestuosos.

Continuamos dejando en el margen derecho del río el Musée d’Orsay, un museo nacional. Alberga obras maestras como “Olympia” de Manet, “La pequeña bailarina de catorce años” de Degas y “El origen del mundo” de Courbet.

El Museo del Louvre nos espera más adelante Con una superficie de construcción de más de 135,000m2, es el palacio más grande de Europa y alberga el museo más grande de París. Las obras más emblemáticas del museo son la “Mona Lisa” de Leonardo da Vinci, la Venus de Milo, la “Libertad guiando al pueblo” de Delacroix y la “Victoria alada de Samotracia”. Es el museo más visitado del mundo, con ocho millones de visitantes al año.

 

A continuación, Notre-Dame de Paris es la catedral de la capital y sede del arzobispo de París. Desgraciadamente el incendio que la asoló hace poco hace imposible visitarla.

Al final del recorrido nos encontramos el AccorHotels Arena, anteriormente conocido como Palais Omnisports de Paris-Bercy. Una sala de usos múltiples donde se celebran todo tipo de eventos culturales y deportivos, como el Masters de París, el Grand Slam de Judo de París, así como conciertos para grandes artistas internacionales. El sitio se está preparando para albergar pruebas para los próximos Juegos Olímpicos en el verano de 2024.

“Tuvimos una gran noche, todo fue más de lo que esperábamos; La comida era muy sabrosa, el ambiente era excepcional y el personal era de primera clase” Vaux J

Cuando una imagen vale más que 1.000 palabras

Fue una grata sorpresa contar con un fotógrafo profesional dentro del barco. En muchas atracciones turística nos encontramos con personal que hacen fotografías, normalmente a desgana y con resultados bastantes pobres. Pero en este caso la experiencia fue muy distinta. Con un trato exquisito se tomaron las imágenes. Con un especial cuidado por los detalles, como las poses o las miradas, que garantiza el mejor recuerdo. Sin duda se trata de un gran experto con gran empatía con todos los comensales. Unas imágenes únicas que nos llevaremos un recuerdo para toda la vida de nuestro paseo por el Sena, aunque serán muy difícil de olvidar. Este es un servicio totalmente opcional, pero que no podemos dejar de elogiar.

Un momento especial para una ocasión especial

Eiffel Croisières, con más de 20 años de experiencia en eventos y catering fluvial ofrece además una serie de menús especiales para fechas muy señaladas. Celebra el Día de San Valentín junto a tu pareja en el ambiente más romántico que puedas imaginar, al tiempo que un músico hace fluir el amor. La noche del 14 de julio o incluso la víspera de Navidad son otras ocasiones que merecen una celebración especial.

Eiffel Croisières - Crucero por el Sena - Marisco Gambas Ostras

La Torre Eiffel, mejor desde el Sena

La belleza arrebatadora, de la conocida como la “dama de hierro de París“, alcanza su punto álgido al finalizar el día. En la noche, con su perfil completamente iluminado, se erige majestuosa en el centro de la ciudad.  Un haz de luz cruza el firmamento parisino, llegando a su momento cumbre a las horas en punto, cuando toda su estructura empieza a chisporrotear, con infinidad de destellos, que visibles desde casi toda la ciudad. Este increíble espectáculo no se puede apreciar si nos encontramos en el interior de la torre. Por este motivo, si no queremos perdérnoslo y queremos fascinarnos con su belleza en todo su esplendor, lo más aconsejable es verlo desde la distancia, y si es cenando en un barco como el La Tosca, mucho mejor.

Además, subir a la torre Eiffel se puede convertir en una experiencia de lo más frustrante. La cantidad de colas que sufriremos para llegar a los más alto y la aglomeración que satura el monumento hacen que sea una experiencia agotadora y poco satisfactoria. Al contrario de lo que hemos vivido en ciudades como Florencia, donde si queremos ver el David de Miguel Ángel, en la Galería de la Academia, tenemos que pasar una única cola, que limita el número de personas que pueden visitar el museo al mismo tiempo. Esto permite que puedas disfrutar tranquilamente de las obras, sin tener que abrirse camino entre multitudes que impiden ver las obras. Pero en la Torre Eiffel no ocurre esto. Sin aparente control del número de personas que acceden, nos encontraremos rodeados de cientos o miles de turistas en cada planta. En 2015 fueron 7 millones los visitantes que recorrieron su interior. Este año la previsión de ingresos, según la empresa concesionaria SETE, es de 100 millones de euros, lo que la convierte en una máquina de hacer dinero.

Esto obliga a los turistas a pugnar entre ellos por un minúsculo espacio, desde el cual poder ver, de mala manera, alguna de las vistas que las diferentes plantas proporcionan. Abrirse hueco a codazos es habitual y lograr sacar una buena foto casi un milagro. Pero si ya es agobiante el espacio donde podemos movernos, más aún son las colas. Si no hemos comprado las entradas online, podemos pasarnos horas frente a la oficina de venta de tickets, tal y como indica su página oficial. Además de pasar los diferentes controles de seguridad, máxime con la actual situación de alerta terrorista en París y como no, con sus respectivas colas. Una vez que hemos superado estos registros, llegaremos a otra nueva espera para subir al primer ascensor que nos de la planta baja a la segunda. A continuación, otra, con su zigzag correspondiente, nos espera para seguir ascendiendo a la cima. Una vez allí, abriéndonos paso entre una muchedumbre subiremos las últimas escaleras que nos llevan al punto más alto de la torre. Pero las colas no terminan aquí, para descender, tendremos que repetir el mismo ritual de esperas.

Esto acaba con la idea romántica que mucha gente tiene antes de subir a la torre Eiffel. Pero tranquilos, que todo tiene solución. Si queremos mantener la esencia bohemia y parisina del imaginario colectivo, lo mejor que os puedo recomendar es estar cómodamente sentados en La Tosca, con nuestra copa de Blackberry Kir Royale, disfrutando de todo lo que la Torre Eiffel nos puede ofrecer, desde la distancia, en lugar de sentirnos agobiados y cansados en su interior.

Algunas frases en francés para turistas

Si visitamos París y queremos realizar búsquedas sobre cruceros por el Sena, será necesario conocer algunas expresiones en este. “Bateaux Parisiens” son los barcos (bateaux) parisinos (parisiense) o en singular “bateaux parisien“. Si queremos decir el Sena en francés diríamos “la Seine“.

Pero nosotros os facilitamos la realización de una reserva con la compañía que os recomendamos, Eiffel Croisières, y sin tener que hacer ninguna búsqueda, ni de usar portales como Civitatis, ahorrando mucho dinero. Para eso os dejamos un enlace directo a su web, donde podréis ver todos los precios de un increíble crucero por el Sena, además de toda la información de sus servicios, en francés y en inglés:

Eiffel Croisières

Ubicación de Eiffel Croisières

El embarque se realiza en Port Debilly, frente al 34 de Avenue de New York (75016 Paris). Bajando las escalares que dan acceso a los barcos, por la parte derecha.

Se recomienda estar media hora antes de la hora de salida. Se hace cola frente a un cartel con el logotipo de la empresa y bajo una banderola con la misma imagen. No hay que preocuparse si nos encontramos frente a un barco diferente, ya que cruzaremos esta embarcación para llegar al Tosca, algo que resulta muy curioso.

Teléfono de contacto: 06 67 92 04 26

Eiffel Croisières - Crucero por el Sena - Estatua de la Libertad de Paris de noche

Opiniones de otros clientes sobre Eiffel Croisières

Aquí os dejamos algunas opiniones de usuarios de TripAdvisor con las que no podemos estar más de acuerdo:

“Tuvimos una gran noche, todo fue más de lo que esperábamos; La comida era muy sabrosa, el ambiente era excepcional y el personal era de primera clase. Recomiendo encarecidamente esta experiencia! Éramos un grupo de 6 y hemos estado extremadamente bien cuidando toda la noche y nos sentimos como en casa. La música era encantadora y relajante, la vista era increíble! ¡Gracias a todos, desde le Tosca, por hacer que nuestra noche fuera memorable!”
Vaux J – Manchester, Reino Unido

“Nos encantó la experiencia !! La atención fue muy agradable, gente amable.
Excelente y sabrosa comida y vino con una copa de champagne de bienvenida. Un fotógrafo muy agradable nos tomó fotos hermosas por un precio lógico.
¡Navegación muy segura y una hermosa vista de París en la noche mirando toda la ciudad a través del río Seina! Recomiendo encarecidamente este tour crosiere en París! ! Pasamos un tiempo precioso aquí.”
Luis R

“Bonita tarde en el Sena para terminar una estancia de 4 días. Aula, bienvenida amable, excelente comida y coherente con la descripción. Opta por la fórmula Admirante … con una botella de vino. El acceso es por las escaleras del puente del lado de Jena Trocadero (margen derecha). Un buen momento para ir a 2.”
Canco25600 – Doubs, Francia

“Lo pasamos muy bien a bordo del Tosca: muy buena comida, agradable crucero por los monumentos más bellos de París, personal muy agradable, en resumen, un paréntesis romántico y mágico … Recomiendo”
sandfavier – Troyes, Francia

“¡Tuvimos una noche romántica de sueños! El servicio es perfecto! La comida muy buena! ¡Muchas gracias por estos momentos mágicos!”
nathaliem – Maisons-Alfort, Francia