Notas

Sus dueños, Pepe Caldas y Carlos Arias, sorprenden con una excelente y acertada propuesta gastronómica en un precioso local

Javier Perez | 2 minutos de lectura
Publicado el 5, julio |

Taberna Los Gallos abrió sus puertas en el año 2011. Una antigua casa transformada en un precioso restaurante, con distintos espacios y dos encantadoras terrazas, una a pie de calle y otra en el ático, dónde disfrutar de una elegante propuesta gastronómica de corte tradicional con toques canarios, en honor a la tierra natal de Pepe Caldas.

Una cuidada estética, en la que no dejan de invertir grandes dosis de esfuerzo, y que, tras su reciente reforma, luce aún más majestuosamente en la exclusiva Milla de Oro madrileña. El objetivo primordial de sus dueños, y el lema de la casa, fomentar un ambiente propicio para el disfrute. Con ese propósito, ofrecen la opción de pedir medias raciones. Una iniciativa que invita a compartir platos y momentos, bajo la cálida atención de su formidable equipo que le hacen sentir como en casa.

Cocina ininterrumpida y pequeños grandes detalles La cocina, abre de forma ininterrumpida, para que se pueda disfrutar a cualquier hora, mientras obsequian con pequeños detalles que marcan la diferencia. A la hora del aperitivo, ofrecen su deliciosa tapa de tortilla de patatas casera, que elaboran cada mañana y que nunca puede faltar en Taberna Los Gallos.

Por las tardes, las copas van acompañadas siempre de unas divertidas chuches y unos fantásticos pistachos, porque de lo que se trata siempre es de hacer feliz al cliente.

La carta de Taberna Los Gallos La carta de Taberna Los Gallos, se caracteriza por la calidad de los productos que emplean en la elaboración de todos sus platos. Una propuesta que aúna tradición con toques innovadores, que propician platos muy acertados para todos los gustos. Entre ellos, no pueden faltar las ricas papas arrugadas con mojo, un guiño a Canarias, la tierra natal de Pepe. Las fantásticas croquetas caseras de jamón, han cosechado multitud de adeptos, y sus chanquetes con huevo y pimientos asados se han convertido en uno de sus platos estrella.

Entre las nuevas incorporaciones en carta, hay que destacar el original carpaccio de calabacín al pesto y burrata, ideal para los días primaverales y el falso risotto de carabineros que es un verdadero espectáculo. Entre los platos más clásicos, los dados de solomillo salteados con patatas y pimientos, son una auténtica oda al producto, mientras que, los callos, fuera de carta, que Félix Ortiz, su jefe de cocina elabora con almejas constituyen una magnífica explosión de sabor en boca.

En el apartado de los postres, la crostada de chocolate con helado de vainilla es la joya de la corona. Un final elegante, dulce y exquisito.

Taberna Los Gallos, un precioso restaurante en el corazón del barrio de Salamanca dónde disfrutar de bocados de felicidad y coleccionar momentos inolvidables regados de diversión.

Deja tu comentario

Tu e-mail no será publicado. Se usará únicamente para validar tu identidad. Todos los campos son obligatorios.