deNoticias

Limpieza de la casa: 12 errores que no se deben cometer, por LIMPIEZAS BERNI

Limpiar la casa no es definitivamente una de las cosas más divertidas de hacer, y sin embargo es necesario. Para algunas personas, la limpieza suele ser un momento agradable, útil para recuperar la calma o dejar atrás el estrés del día. Para otros, en cambio, es un momento pesado, que hay que posponer tanto como sea posible

Sin embargo, la mayoría de las personas cometen una serie de errores al limpiar los hogares que podrían comprometer el resultado final. De la mano de empresa de limpiezas Berni ofrece algunos simples consejos que asegurarán mejores resultados en la limpieza.

Son errores muy comunes con los que se ha tropezado tarde o temprano. Los paños, por ejemplo, son verdaderos grupos de bacterias y gérmenes y si no se limpian con regularidad, también pueden correr el riesgo de arruinar las superficies si se usan incorrectamente.

Con esta serie de simples consejos se puede mantener un hogar limpio y ordenado, la limpieza no se hará más largas ni cansadas, pero los resultados serán mejores.

La higiene es una de las cosas más importantes cuando se trata de una casa, y nadie querría ver el tiempo desperdiciado en una limpieza ineficaz.

Averiguar cuáles son los 12 errores más comunes que se cometen al limpiar una vivienda:

1. Empezar con el suelo tar al comienzo porque es uno de los errores más comunes. Empezar a limpiar la casa comenzando por el suelo resultará ser completamente inútil.

De hecho, quitar el polvo del suelo y empolvar después las superficies, terminará depositando el polvo en el suelo otra vez. Tambien se debe aprender como limpiar adecuadamente un garaje comunitario?

El orden correcto debe ser: limpieza de cristales y ventanas, muebles, superficies y finalmente el suelo.

2. No vaciar la aspiradora Siempre se considera que el polvo está en el suelo, usando una aspiradora podrías cometer un error. A menudo también se indica en las instrucciones del propio artefacto, pero se ignora por el poco tiempo disponible o porque se considera innecesario.

Vaciar la bolsa, o limpiar el filtro, es algo que se debe realizar cada vez que se aspira. De lo contrario, existe el riesgo de que la resistencia de la aspiradora sea menor o incluso que pierda fuerza a la hora de aspirar el suelo.

3. Usar un plumero Limpiar la casa con un paño es muy conveniente en muchos casos. Es la única herramienta que permite desempolvar superficies llenas de polvo sin siquiera moverlo. Parece que realmente ahorra mucho tiempo, pero todo el tiempo que se pasa con un plumero en la mano es tiempo perdido.

Esto simplemente removerá el polvo de un punto a otro, simplemente el polvo se acumulará un poco más lejos. Es mucho mejor usar un paño de microfibra húmedo.

4. Usar un solo detergente Tal vez se tiene uy poco tiempo para limpiar la casa y sucede que se utiliza el mismo detergente para cada habitación y superficie.

El limpiador de vidrios se usa a menudo en los televisores y en la pantalla del ordenador, pero se puede arriesgar a estropear los píxeles de estos dispositivos. Además, el mismo pulverizador con detergente se utiliza en las mesas de madera sin previo tratamiento, lo que puede afectar y provocar que la madera se infle.

Cada detergente de venta en los supermercados tiene un uso en específico, en la mayoría de los casos lo indicada en la etiqueta, por lo cual debe ser respetado su uso para un mejor resultado.

También se puede limpiar con productos ecológicos y orgánicos, al mezclar bicarbonato de sodio, vinagre y agua se puede crear una mezcla con productos caseros y respetuoso con el medio ambiente que pueden ser utilizados en desagües, tuberías y en el baño.

5. Utilizar un pulverizador para los objetos Aquí, por desgracia, todos han cometido un error al menos una vez al limpiar la casa: rociar algún producto directamente sobre el vidrio, las mesas y las superficies podría resultar perjudicial.

Se puede terminar acumulando demasiado detergente en la propia superficie, quedando grasienta, y hay que volver a lavarlas correctamente.

La mejor idea es rociar el producto directamente en un paño de microfibra o utilizar un pulverizador para su uso único.

6. No lavar periódicamente los paños Así que se puede dar cuenta de que la mejor solución para limpiar la casa son los paños de microfibra, debidamente humedecidos con el detergente más adecuado. Y, sin embargo, cuando se usan paños a menudo se comete el error de usar sólo uno para toda la casa, terminando por trasladar los gérmenes y las bacterias de un lugar a otro.

Sería ideal tener un paño diferente para cada habitación. Otra precaución importante es lavar los paños y valletas después de cada limpieza. Lo mismo se aplica a cualquier esponja.

7. No desinfectar los pomos Es un error muy común que a menudo ni siquiera se nota. Una de las cosas que a menudo se ignoran cuando se limpia la casa son los pomos. Tanto los adentro de la casa como las manijas de las ventanas y especialmente las de las puertas.

Las manillas se tocan una y otra vez a lo largo del día y acaban convirtiéndose en fuentes de gérmenes y bacterias. Lo mismo ocurre los mangos de los utensilios de cocina, que a menudo se tocan con las manos grasientas o sucias.

8. No limpiar los mandos a distancia Los mandos a distancia (de la televisión, el aire acondicionado y cualquier otra herramienta que requiera un mando a distancia) se tocan muchas veces y en distintas manos, en muchas situaciones y a menudo se olvida de limpiarlos correctamente.

Se debe evitar rociar cualquier detergente directamente sobre ellos para no dañar los componentes electrónicos, lo más ideal es utilizar un paño húmedo para la limpieza. Hay que tener cuidado también con los mandos a distancia de los videojuegos, que son aún más propensos a los gérmenes y las bacterias y son los que entran en contacto sobre todo con los niños.

9. No limpiar el ordenador o la portátil Si se tiene una pequeña oficina en la vivienda se debe recordar que el ordenador podría resultar ser un verdadero atrapador de polvo. Mantener la oficina limpia, así como el teclado y el ratón se dejan desprotegidos en el escritorio.

Una buena regla general sería empolvar el teclado y el ratón con mucha frecuencia, lo que también evita los fallos mecánicos. Además, si el ordenador no se utiliza con frecuencia, puede ser útil poner el ratón y el teclado en un cajón, o cubrirlos con un paño.

10. Lavar las ventanas y puertas A menudo se opta por hacer la limpieza de ventanas durante un día de sol. Sin embargo, esto un error. La luz y el sol pueden hacer que los productos se sequen más rápido, ayudando a crear manchas que hacen que todo el trabajo sea innecesario. Por supuesto, tampoco se recomienda lavar el cristal cuando llueve, sino esperar a que el sol no golpee la ventana, o en un día nublado.

Al limpiar con seguridad la puerta del garaje por ejemplo, se deben utilizar simplente jabón neutro y una esponja suave.

11. No lavar las bolsas de la compra Últimamente la mayoría de las personas han prestado más atención al tema del reciclaje y el plástico, el cuidado que se presta para evitar su uso conlleva a preferir las bolsas de compras de tela y bolsas reutilizables.

Se cree erróneamente que las bolsas de compras no necesitan ser lavadas. Sin embargo, una gran cantidad de gérmenes, a veces incluso residuos de envases o alimentos, se depositan en su interior.

Las bolsas de supermercado reutilizables o de plástico se debe lavar al menos una vez al mes.

12. No lavar los cubos de basura Ahora hay un gran número de cubos de basura en el hogar debido a la necesidad de clasificar los residuos.

Un buen hábito, a menudo subestimado, es lavar y desinfectar los cubos de basura periódicamente.

Sería bueno hacer esto cada vez que se reemplace la bolsa. De hecho, aunque se usen bolsas dentro de los cubos de basura, no es seguro que no queden residuos dentro del cubo. Este hábito también es útil para combatir los malos olores y evitar la posible infestación de plagas.

Deja un comentario

Marketplace