El CGCFE se une al Día Nacional del Donante de Órganos, animando a incrementar el número de donaciones

0

Con motivo de la celebración del Día Nacional del Donante de Órganos, el CGCFE quiere destacar la importancia de incrementar el número de donaciones, ya que en la actualidad miles de personas necesitan un trasplante para seguir viviendo o mejorar su calidad de vida.

Este día conmemorativo, impulsado por ALCER (Federación Nacional de Asociaciones para la Lucha Contra las Enfermedades de Riñón), se celebra cada primer miércoles de junio desde hace 40 años, con el objetivo de homenajear a los donantes anónimos que gracias a su desinteresada y altruista iniciativa permiten mejorar la vida de muchas personas a través de un trasplante y así fomentar la donación, ya que en la actualidad las listas de espera para recibir órganos y tejidos siguen aumentando de manera considerable, y es por ello la gran importancia que tiene que aumenten igualmente el número de donaciones.

El trasplante es en última instancia la única opción para muchas personas aquejadas de diversas enfermedades cardíacas, hepáticas, pulmonares y renales. Para estos pacientes trasplantados, la Fisioterapia supone una herramienta imprescindible y debe estar integrada dentro de los equipos multidisciplinares sanitarios que implican el ámbito de la cirugía de trasplante de órganos, para mejorar su calidad de vida y lograr el máximo de autonomía en las actividades de la vida diaria.

La Fisioterapia participa activamente tanto en la recuperación física, funcional como también emocional de los pacientes trasplantados. La enseñanza de ejercicio terapéutico, siempre bajo la supervisión de la figura del fisioterapeuta, ayuda a mejorar la coordinación estática y dinámica, a mejorar el tono muscular y equilibrio perdido, a trabajar en la reeducación de las descompensaciones musculoesqueléticas como consecuencia de las complejas cirugías a las que son sometidos, y al tratamiento del dolor, que aparece de manera importante después de las operaciones.

En función del tipo de trasplante, también cobra especial relevancia la práctica y enseñanza de fisioterapia respiratoria, para de esta forma combatir la fatiga muscular y el dolor musculoesquelético, y así ayudar a recuperar la calidad de vida de los trasplantados, siempre adaptando el tratamiento a cada persona de manera personalizada, en función de su edad, características físicas y del grado de tolerancia al ejercicio.

Deja un comentario