¿Por qué las ventanas de PVC son las más populares del mercado?

Entre la amplia gama de ventanas del mercado, la ventana de PVC destaca por las cualidades aislantes, solidez y la excelente relación calidad-precio

  • 0
¿Por qué las ventanas de PVC son las más populares del mercado?

Ventana de PVC: la mejor relación calidad-precio Las ventanas de PVC a medida o estándar tienen sin duda la mejor relación calidad/precio del mercado. Menos caro que la madera o el aluminio, el PVC ofrece tantas posibilidades y en algunos casos es incluso más eficiente.

Los precios de las ventanas de PVC varían en función de las diferentes especificaciones, formas y tamaños, pero siempre son muy competitivos.

Se pueden encontrar ventanas de PVC económicas, pero hay que tener cuidado con la calidad del modelo. Hay que evitar los modelos de gama baja, ya que no son muy duraderos y no aíslan correctamente.

Aislamiento térmico

Las ventanas de PVC de alta calidad son uno de los dos tipos de ventanas (junto con las de madera) que ofrecen las mejores prestaciones de aislamiento térmico. Al menos un 30% más baratas que las ventanas de aluminio, las ventanas de PVC son, por término medio, un 25% más aislantes. Esto se debe, en particular, a la presencia de al menos 5 cámaras de aislamiento integradas en las hojas y los marcos. Estos pequeños compartimentos contienen una cantidad de aire estático y aumentan el efecto aislante.

Por lo tanto, en el contexto de un proyecto de reforma, las ventanas de PVC permiten un importante ahorro en los costes de calefacción y mejora el balance energético de una propiedad.

Aislamiente acústico

En cuanto al aislamiento acústico, las ventanas de PVC también son muy eficaces, más aún si tienen doble acristalamiento. En general, el rendimiento acústico de una ventana de PVC es mejor que el de las ventanas de aluminio.

Las ventanas de PVC, así como las puertas de PVC tienen muchas ventajas y son la solución más económica para un proyecto de nueva construcción o reforma:

Facilidad de mantenimiento

El PVC es un material duradero y muy resistente a las variaciones de temperatura y clima. Tanto si llueve como si hace viento o se encuentre expuesta directamente al sol, no cambian de color, no se deforman ni se oxidan.

Las ventanas de PVC son muy robustas y resistentes a los impactos y pueden permanecer intactas durante más de 30 años. A diferencia de las ventanas de madera, que requieren un mantenimiento regular, las ventanas de PVC no necesitan ningún cuidado especial.

Si el marco de la ventana de PVC está rayado o arañado, se puede recuperar fácilmente el aspecto original lijando o puliendo ligeramente.

En cuanto a la resistencia, las ventanas de PVC son el tipo de ventana recomendadas para las casas junto al mar, donde la sal y la humedad pueden tener un efecto en los materiales.

La ventana de PVC no necesita mantenimiento, por lo que es la solución ideal para disfrutar de décadas de confort y tranquilidad.

Un material para todos los estilos de ventanas El PVC es un material muy versátil que se adapta a todos los estilos de ventanas. Fácil de trabajar, el PVC es maleable y permite crear numerosos diseños de ventanas de todas las formas y estilos posibles.

Las ventanas de PVC pueden tener forma cuadrada, rectangular, redonda o de media luna. Hay ventanas de PVC fijas, corredizas, de una, dos, tres hojas y oscilobatientes.

La elección del acristalamiento también es muy variada, ya que se pueden encontrar ventanas de PVC de doble acristalamiento, triple acristalamiento o incluso de acristalamiento reforzado.

Según los modelos disponibles, las ventanas de PVC son igualmente adecuada para un estilo contemporáneo o un aspecto más vintage. Para un diseño original, se puede incluso recurrir a ventanas hechas a medida.

Las ventanas de PVC se presentan en una amplia gama de formas y tamaños para adaptarse a cualquier estilo e incluso imitar la madera. También se utilizan en habitaciones como el ático y son ventanas de tejado eficientes, atractivas y económicas.

La ventana de PVC es adecuada para todos los hogares

Hay una razón por la que las ventanas de PVC dominan el mercado de las ventanas. Es la solución ideal tanto para los edificios nuevos como para las obras de reformas donde se puede adaptar a todo tipo de viviendas.

Fácil de moldear y muy flexible, el PVC es muy adecuado para los trabajos de reforma, ya que se puede ajustar fácilmente a las dimensiones de las aberturas existentes, que a menudo no cumplen con las normas vigentes.

La ventana de PVC es también el tipo de ventana más solicitado para las nuevas construcciones, ya que es asequible, fácil de instalar, eficaz, sólida y estética.

Las ventanas de PVC pueden utilizarse tanto en casas antiguas como nuevas.

El PVC es un material ecológico

Al contrario de lo que se podría pensar, las ventanas de PVC no son necesariamente perjudiciales para el medio ambiente.

Hoy en día, el PVC es reciclable casi al 100%, por lo que es un material respetuoso con el medio ambiente. Sin embargo, es importante tener cuidado con el tipo de ventana de PVC que se compra y elegir un PVC sin plomo.

El plomo se utiliza como aditivo del PVC porque protege contra los daños causados por la luz y el calor. Afortunadamente, cada vez más fabricantes optan por sustituir el plomo por otros aditivos menos perjudiciales para la salud y el medio ambiente. Muchas ventanas de PVC también están libres de otros aditivos tóxicos que antes se utilizaban habitualmente en la industria.

El PVC también es una solución respetuosa con el medio ambiente debido a su larga vida útil. Las ventanas de PVC pueden permanecer intactas de 30 o 40 años y limitar el consumo de materias primas.

El proceso de fabricación de las ventanas de PVC actuales también es eficiente desde el punto de vista energético y de los recursos (el PVC requiere más o menos 2,5 veces menos energía que el aluminio).

Sostenibles y respetuosas con el medio ambiente, las ventanas de PVC tienen ahora una tasa de reciclaje del 98% y, por tanto, pueden utilizarse para amueblar el hogar de forma ecológica.

Ventanas de PVC de colores En el pasado, las ventanas de PVC eran siempre blancas, pero hoy en día pueden fabricarse en una amplia gama de colores. Las ventanas de PVC de color son cada vez más populares y permiten alegrar y personalizar la propiedad según cada estilo.

Si las ventanas de PVC blancas a veces tienden a dar un efecto de plástico, elegir ventanas de PVC de otro color puede compensar este problema.

En la actualidad existen muchas posibilidades de tonos para las ventanas de PVC, desde colores discretos hasta colores llamativos e incluso bicolores. Se puede elegir un color para el exterior de la casa y otro para el diseño interior.

Las ventanas de PVC de color pueden añadir carácter a la vivienda, pero también se puede utilizar para adaptarse a un estilo arquitectónico concreto en un proyecto de reforma. Por ejemplo: algunos colores especiales imitan perfectamente la madera, como la ventana de PVC de color roble dorado.

Hay dos tipos de coloración de ventanas de PVC: el color decorativo, que se aplica durante la fabricación del marco, y la película de coloración, que se adhiere al marco después de la fabricación. Estos últimos se aplican de forma profesional y están diseñadas para resistir las variaciones climáticas y las diferentes temperaturas.

Noticia anterior La Ley de Calidad de la Arquitectura, más cerca de su aprobación definitiva
Noticia siguiente Cómo mejorar la sociedad con mediadores