Dónde tomar el té en Londres y dónde no hacerlo

de J. Carlos Fernández
5, agosto

Tengo que admitirlo. Soy un apasionado de la cultura y de las tradiciones británicas. Se trata de un país cautivador, que no me canso de visitar y que me fascina. Sin duda, se ha convertido en uno de mis destinos favoritos del continente europeo. Con el Brexit en marcha, son muchos los interrogantes que surgen sobre su repercusión a todos los niveles. Esto puede disuadir a los viajeros de escoger el Reino Unido como destino para sus vacaciones. Pero estoy seguro que, pese a más o menos trámites, nada impedirá a los turistas seguir disfrutando del encanto de la cuna de Shakespeare y The Beatles.

Ha sido el proceso de la salida de la Unión Europea lo que ha retrasado la publicación de esta serie de artículos. Ya que es hoy en día, ante la complejidad de este proceso, cuando adquiere mayor importancia cualquier información que pueda ayudar a disfrutar de una experiencia inolvidable tanto en Inglaterra, en Escocia, en Gales y en Irlanda del Norte. De los diferentes rincones del país uno destaca: Londres.

Sus calles, sus gentes, su historia... una ciudad única, que seduce y fascina. He visitado casi todas sus atracciones, como su famosa noria, sus edificios históricos más emblemáticos como el Palacio de Buckingham o la abadía de Westminster, paseos por el río Támesis, musicales como el Rey León, visitar el acuario, el Museo Británico, Churchill War Rooms o el Madame Tussauds, hacer un tour turístico en un autobús "fantasma", visitar mercadillos o Winter Wonderland en Navidad... y multitud de actividades más, pero siempre que vuelvo tengo una lista nueva de lugares que visitar y cosas por hacer. Pero es curioso cuando viajas con cierta frecuencia a un mismo lugar, como desarrollas una serie de hábitos. Y eso me ocurre con Londres. Y es que no puedo dejar de visitar la ciudad sin ir al menos una vez a tomar el té de las cinco

El té de las cinco,

Aunque este ritual tiene sus orígenes en los salones de la nobleza francesa, fue llevado al Reino Unido por la 7ª duquesa de Bedford, Anna-Maria Stanhope Russel, en el siglo XVIII. Ella fue quien instauró la costumbre de esta famosa merienda, denominada "Tea Party", entre los cortesanos. En ella se servían, como en la actualidad, sándwiches y dulces, junto con diferentes variedades de té. Gracias al apoyo que el "Afternoon Tea" tuvo por parte de la más importante y revolucionaria reina, Victoria, la costumbre paso de la nobleza, al burgo para finalmente afianzarse en la clase obrera y convertirse en parte de la identidad mas "british".

El té de las cinco realmente tiene lugar entre las 15:00 y las 17:00, así que se puede iniciar un par de horas antes y es aconsejable hacerlo de forma tranquila, tomándose el tiempo que merece. En este viaje he tenido la oportunidad de descubrir un lugar excepcional, que me ha encantado. Y al que seguro que volveré siempre que tenga oportunidad. Se trata de TĪNG, el restaurante perteneciente a la lujosa cadena Shangri-La, ubicado en la planta 35 del emblemático rascacielos The Shard, justo al lado del Sky Lobby.

¿Por qué TĪNG?

TĪNG es una palabra de origen chino, que significa "sala de estar". Transmite la elegancia informal que el restaurante proporciona a sus clientes. El restaurante cuenta conun menú británico moderno con sutiles influencias asiáticas, elaborado con ingredientes locales y servido en un ambiente elegante y contemporáneo de diseño Chinoiserie. El diseño es sofisticado y sutil, con todos los detalles cuidados. El salón sirve como un área relajada para disfrutar de un desayuno ligero, un té por la tarde o uno de los platos asiáticos exclusivos de Shangri-La.

Es un lugar acogedor, que te hace sentir cómodo y mimado desde el momento que entramos en el hall del hotel para dirigirnos hacia el ascensor, hasta el momento que dejamos la mesa. Servido con elegancia teatral, el té de la tarde representa lo mejor de la esencia británica, acompañador por una excelente selección de deliciosos sándwiches, postres artesanales y bollos recién horneados. Entre sus tés destaca el de bienvenida, una mezcla de té blanco y jazmín con trozos de albaricoque. Delicioso.

Dulce y salado

La persona que me acompaña en mis viajes es más de dulces que de salados, mi caso es el contrario. Una combinación fantástica nos permite degustar y disfrutar con intensidad todos los platos, para poder valorarlos como merecen. Así nos deleitamos con los exquisitos sándwiches de salmón ahumado y Wasabi "Gougere", los de mayonesa con trufa al brioche, los de rosbif con crema agria de rábano picante sobre pan de espinacas, los de pollo con pan de comino y los de pepino, queso cheddar maduro y pimienta rosa sobre pan de remolacha.

Todo ello antes de saborear el brownie de chocolate con mango y coco con Valrhona, el choux de sésamo, yuzu y limón, el pudin de arroz con vainilla y ruibarbo de Yorkshirey el guanaja de chocolate con maní asado. Y siempre dejando hueco para mis queridos "scones" calientes. Unos panecillos típicos a los que me aficioné en Escocia, los cuales se cortan por la mitad para rellanar con crema y mermelada, en este caso, casera de fresa y mora. Se me hace la boca agua sólo de recordarlo... Además, si nos quedamos con hambre, algo difícil, podemos repetir cualquier plato o bebida que deseemos durante nuestro té. Luego, salir satisfecho está asegurado.

Opcionalmente podemos pedir una copa de champagne a nuestra llegada, algo muy recomendable para ir asentándonos y disfrutando del entorno antes de iniciar el festín que nos espera.

Una amplia carta de tés

Pero si hablamos de bebidas, hemos dejado para el final la más importante, el té. Es impresionante la variedad que ofrece. Calidad y exclusividad garantizada. Cuentan con una serie de tés exclusivos de Shangri-La, como es el de bienvenida que ya comenté o el de desayuno y el de mezcla de la tarde.

En su variedad de té negro podemos encontrarAssam Doomni, con hojas de té rotas que se convierten en fuerte y cremoso. Ceylon Kenilworth, una infusión de cuerpo completo con un carácter maltoso. Darjeeling 1st Flush, con un acabado de moscatel y toques de nuez moscada. Té chai, Té negro indio con especias tradicionales que produce un delicioso brebaje picante y cálido. Keemun, una infusión suave con un sabor afrutado y ahumado. Earl Grey, Mezcla de té negro chino con bergamota. Earl Grey Orange, el Earl Grey clásico con toques de naranjas dulces.Lapsang Souchong, ahumado sobre madera de pino. Té negro de canela, té chino combinado con chispas de chocolate y coco.

Si lo que buscamos es un té verde podremos disfrutar de Sencha de Japón, con sabores vegetales con fuertes notas herbáceas y un toque de piñones. Menta Verde, té de pólvora china mezclado con hojas de menta. Perlas de jazmín, Flores de jazmín enrolladas a mano mezcladas con hojas de té. Pólvora China, cada hoja se enrolla en un pequeño pellet, con un gran parecido a la pólvora, lo cual le da su nombre único. También contamos con tés oolong cómo el China Oolong, lechoso con un delicado aroma a Oolong y con matices de vainilla dulce. Además del Formosa Oolong, delicado con intensos matices florido y picantes.

En tés blancos podemos escoger entre Mono blanco chino, una infusión ligera con matices de miel. LosBrotes de nieve de té blanco, otra infusión ligera con suaves notas especiadas y afrutadas. Y el deAlbaricoque blanco, Mezclado con piezas de albaricoque, flores de caléndula y capullos de rosa amarilla Si eres más de rooibos, la bebida sin teina, puedes tomar uno de Higo Naranja y Cactus, la dulzura cremosa distintiva del rooibos se complementa con tonos cítricos fragantes y y un acabado afrutado.

Por si no fuera suficiente, tenemos una carta de infusiones y tés de frutas como el Beautiful Skin Tea, una infusión de hierbas que a base de manzanilla suave y matices de flor de saúco con toques de rosa. Flores de manzanilla, una infusión de color amarillo dorado con matices de miel dulce. Menta, con un intenso aroma y sabor a menta, como era de esperar. Capullos de rosa, proporciona un aroma floral y una delicada infusión con sabor a rosa. Muy cereza, infusión de frutas con bayas dulces e hibisco agrio con matices a melocotón. Ánimo (Zest), Infusión a base de lemongrass, jengibre rojo y trozos de limón

La atención del personal

Uno de los aspectos más destacados fue la atención con la que nos atendieron. Desde el personal del hall del hotel, los encargados de la recepción y los camareros no hacen otra cosa que esforzarse en hacer sentir tu visita como algo único, dejas de sentirte un cliente, para sentirte un amigo. Y como tal tratan. Un ejemplo fue Ričardas Urbonavičius, Richard, uno de los responsables que nos atendió. El cariño y el mimo que tuvo con nosotros fue inmenso. Paciente, en sus explicaciones sobre los diferentes productos nos hizo sentir muy cómodos, especialmente aquellas personas que no hablaban bien inglés, lo cual no fue un impedimento para disfrutar del momento. Estuvo muy acertado a la hora de recomendar el té perfecto para cada comensal.

Y es algo muy importante que se tiene que valorar. Si es la primera vez que nos ponemos frente a una carta de esta bebida, sin conocerla, puede llegar agobiar bastante. Esto puede provocar que se seleccione cualquier té para salir del paso, y eso puede ser un desastre. Las diferencias entre un té y otro pueden ser abismales, por eso, es importante saber cual se ajusta a nuestros gustos. Si damos con el té correcto, el momento será inolvidable. Por eso, contar con el buen criterio y la capacidad para escuchar de un camarero es muy importante.

Este trato, más allá de las expectativas, ya por si elevadas, que se pueden tener con una marca de alto standing como Shangri-La, es lo que marca la diferencia entre simplemente tomar una taza de té o una experiencia excepcional e inolvidable. Y este reconocimiento lo hago extensivo a todo el personal de Shangri-La con el que he tratado.

Las vistas y la ubicación

Uno de los puntos fuertes es su emplazamiento. En lo alto de uno de los rascacielos más icónicos que conforman el skyline de la ciudad podemos encontrar el restaurante. El edificio, llamado The Shard, la esquirla en español, por su peculiar forma, es de una belleza inusitada. Con vistas al serpenteante río Támesis y a la ciudad de Londres, se encuentra rodeado de puntos turísticos de máximo interés como el Tower Bridge, la Torre de Londres y hacia Canary Wharf.

Además, está muy próximo al encantador mercado de Borough Market, de donde provienen muchos de sus productos frescos. Las vistas de 360 grados llegan a los condados históricos de Kent, Surrey y Sussex. TĪNG se encuentra en la parte dedicada al hotel Shangri-La, lo cual permite su acceso de una forma cómoda e independiente. El edificio es tan espectacular que ha sido el escenario escogido para muchas películas y series, algunas tan populares como el éxito de Hollywood "Spider-Man: Lejos de casa", donde The Shard tenia un papel estelar en el filme, al igual que en otras películas y series de televisión.

Ocasiones especiales

Existen momentos especiales a lo largo del año en los que TĪNG se vuelve diferente. Por ejemplo en San Valentín, con un menú de degustación con temática de caviar y maridaje de vinos mientras disfrutas de las impresionantes vistas de la ciudad. El amor está en el aire o al menos en la altura. Cenar en Dim Sum. Un Dim Sum cantonés que puede competir incluso con la casa de té más tradicional.

Inspirado en la legendaria comida del Shang Palace de Francia, se ofrecerá una variedad de deliciosos Dim Sum que incluyen Siu Mei, arroz pegajoso y pastel de nabo entre otras delicias. Champagne y Caviar en las Nubes Celebra el amor este año en el Sky Lounge en el nivel 34 con música en vivo rodeado de las vistas más impresionantes de la ciudad. Pero eso no es todo, momentos como el Año Nuevo Chino, son ocasiones para pasar una tarde diferente en TĪNG. 

Concienciados con la responsabilidad social

Y no es todo negocio lo que rodea a este lujoso y exclusivo restaurante. Por ejemplo, en octubre del año pasado, Shangri-La Hotel, organizó un "Pink Afternoon Tea" en apoyo del Mes de Concienciación sobre el Cáncer de Mama. Destinando un porcentaje de los ingresos de cada té al apoyo a pacientes con cáncer tratados en Guy’s Cancer, el socio benéfico del restaurante. En esta ocasión se pudo degustar unas bebidas muy rosa, comouna copa de rosado Duval Leroy Rosé, Prestige Champagne o un cóctel Pink Champion hecho con ginebra, Peychaud salado, Champagne y vino de fresa. Personal de Guy's Cancer ayudaron al chef pastelero en desarrollar una selección de deliciosos pasteles especiales para esta iniciativa.

Un copioso menú compuesto por tarta de moras, rellena con mousse de moras y decorada con formas geométricas de color rosa, una cinta rosa de cáncer de mama y una hoja de plata; un pastel de mousse de cereza, un pastel en forma de bola de color rosa polvoriento y terminado con una mariposa comestible rosa; y un éclair de Chantilly de frambuesa, decorado con flores. Pero sin faltar los clásicos como una selección de bocadillos y bollos recién horneados. Todo acompañado por una variedad de tés exclusivas de Shangri-La, incluido el Beautiful Skin Tea con flor de saúco y toques de rosa y China White Monkey, una infusión ligera con matices de miel.

No sin razón, hace unos meses, la prestigiosa revista Forbes en su artículo "Celebre las vacaciones en estos hoteles de lujo en Londres" dedicaba las siguientes palabras al restaurante:"El té de la tarde viene con vistas panorámicas al Shangri-La Hotel, At The Shard, Londres, donde se sirven delicias navideñas en el opulento restaurante y salón TĪNG.".  

Por todo esto no puedo más que recomendar TĪNG sin ningún género de dudas. Sin duda merece la pena visitarlo al menos en una ocasión y no puedes irte de Londres sin llevártelo en tu recuerdo. Pero, si este es el salón recomendado, ¿cuál es que no recomiendo? Pues os voy hablar de dos: Harrods y Fortnum & Mason.

¿Por qué no ir a Harrods?

Durante muchos años he tomado el té en el salón del restaurante Georgian, en el centro comercial Harrods. Ha ido cambiando mucho con el paso del tiempo. La experiencia ha ido decayendo con el tiempo hasta perder todo el encanto inicial. Detalles como el mobiliario poco cuidado o la masificación, propia del centro comercial, junto con una atención muy impersonal ha restado atractivo a este salón.

Si comparo mi experiencia en TĪNG con la de Harrods al día siguiente fue como comparar nuestra cena en el restaurante de Gordon Ramsay, Pétrus, de pato de Devonshire con ir a tomar un Big Maca McDonald's.

¿Y Fortnum & Mason? según los viajeros tampoco

En el caso de este salón de té no hemos tenido experiencia directa que poder compartir. Tras contactar con la empresa que lleva su publicidad y relaciones públicas, Seven Dials, recibimos una escueta y displicente respuesta indicando que estaban "inundados por peticiones similares" y que no nos podían atender. Así que sólo podemos valorar las opiniones de otros viajeros en portales como TripAdvisor.

Personalmente siempre me salto las positivas, que en muchos casos son de entusiastas sin experiencia o sin capacidad crítica, para centrarme en las neutras o negativas, que son las que aportan realmente valor. En este caso puedo leer publicaciones en español como "Sobrevalorado", "Muy lindo pero pésimo servicio!", "Mal servicio de té a la tarde...", "No era lo que esperaba", "Qué desilusión", "Decepción"... Estaremos encantados algún día de probar en primera persona su servicio y de confirmar o desmentir estas opiniones de primera mano.

Huyamos del mundanal ruido para retirarnos en el remanso de paz que proporciona TĪNG
Viajar con personas mayores

En esta ocasión mi viaje fue muy especial. Fuimos acompañados de un senior que nos permitió ver con otros ojos las limitaciones y los problemas que algunos destinos tienen para viajeros de edad avanzada. Por ejemplo, la segunda parte de nuestro viaje, París, resulto ser, en este sentido, mucho más complicada y hostil que la capital inglesa.

Londres es, sin duda, un destino amigable para personas de edad avanzada. París, con sus calles empinadas, especialmente hacia la colina de Montmartre, los problemas de transporte que nos encontramos, con huelgas y decenas de estaciones de metro cerradas, sin transporte alternativo, Es una elección acertada para ir acompañado de viajeros de edad avanzada.

Tomar el té en hará que te sientas como un autentico lord inglés, al que nada tendría que envidiar Lord Grantham en la serie Downton Abbey. TING permite reservar online y así podrás sorprender a tus acompañantes. Será una experiencia que no olvidarán nunca. Os lo puedo asegurar, por experiencia.

De nuevo, con personas mayores, ¿por qué TĪNG?

Son muchos los turistas que quieren ver Londres desde lo más alto. Para ello la primera opción suele ser subir a la famosa noria, llamada London Eye, que está cerca del Big Ben, en el Palacio de Westminster. Yo he subido en varias ocasiones, en una ocasión con una cápsula reservada para mi sólo y el resto compartiéndola con el resto de turistas. Lo primero si es una experiencia recomendable, ya que te puedes mover libremente por el interior y puedes disfrutar de las vistas que proporciona más o menos tranquilo.

Pero cuando estás con un grupo de novatos turistas que nunca han subido, es complicado hacerse con un hueco para poder ver el entorno, más hoy en día con la moda de los selfies. 30 minutos es lo que dura el trayecto completo, de los cuales, sólo la mitad se está en la parte más alta, 135 metros frente a los 310 metros del The Shard. Económicamente es importante hacer números, la opción barata por persona son £27 (aproximadamente 31,89 euros) y mi opción recomendada son £490 (aproximadamente 578,68 euros).

Pero además tenemos que tener en cuenta que podemos llegar a pasar horas en sus colas, una para comprar los tickets, si no los hemos comprado online y otra para subir. Son tan agotadoras las colas que para la última existen unos tickets rápidos, que cuestan £10 por persona, para entrar antes. Recuerda que es Londres y estar bajo la lluvia esperando no es el mejor plan que puedes tener y más si vas con personas mayores. Pero ¿y si cambiamos la bulliciosa y abrumadora noria por ir a tomar el té al restaurante TĪNG? Entonces acertaremos.

De la experiencia única e inolvidable ya os he hablado. Pero es que además podremos ver toda la ciudad tranquilamente, desde la altura, sin masificación de turistas, sin estrés ni agobios de tiempo. Una vista de 360 grados cómoda, sin colas e incluida en el precio. Es mucho mejor que ir al propio mirador del rascacielos, The View, un poco más alto y que nuevamente vuelve a estar repleto de viajeros 'peleándose' por las mejores vistas y el mejor selfie. Por eso, y especialmente acompañados de seniors, huyamos del mundanal ruido para retirarnos en el remanso de paz que proporciona TĪNG.

Unos últimos apuntes sobre el té

Y es que para los británicos es mucho más que una infusión, es un acto social, con sus normas y su protocolo. Un ejemplo de la complejidad que puede llevar inherente el disfrutar de una buena taza de té son las lecciones que tuvo que recibir Meghan Markle antes de su enlace con el príncipe Harry en esta materia. 165 millones de tazas diarias convierten esta bebida en un emblema de la cultura inglesa.

Por todo esto, no es de extrañar que tenga su propio día, el 21 de abril, declarado el Día Nacional del Té. Y ante todo, especialmente en el Reino Unido, los buenos modales. Compartir el té es lo correcto. Rechazar una invitación está mal visto, no es sólo el té lo que te ofrecen, es un gesto de amistad. El tiempo es importante, cada té requiere de un tiempo diferente de preparación, así que tendrás que respetarlo. No requiere el mismo tiempo un té negro que uno blanco.

Dirección TĪNG