El CGCFE llama la atención sobre el papel de la Fisioterapia en los cuidados paliativos

9, octubre

El sábado día 10 de octubre tiene lugar el Día Mundial de los Cuidados Paliativos, por lo que el CGCFE recuerda la importancia de ayudar a los enfermos que se encuentran en la última fase de su vida a vivir ese tiempo sin sufrimiento

El objetivo de los cuidados paliativos es conseguir que las personas que se encuentran en una situación de fase terminal, vivan el tiempo que les queda de forma adecuada, manejando el dolor y otros síntomas para que tengan una buena muerte, de acuerdo a sus preferencias personales.

Con motivo de la celebración del Día Mundial de los Cuidados Paliativos, el Consejo General de Colegios de Fisioterapeutas de España (CGCFE) llama la atención sobre el papel de la Fisioterapia, cuyo objetivo es mantener una apropiada calidad de vida del paciente en esta última etapa, afrontando de la mejor manera el deterioro provocado por la enfermedad.

Según el momento de evolución de la enfermedad, la Fisioterapia puede estar dirigida a prevenir el impacto de las incapacidades que se producirán en el proceso, mantener o recuperar todas las capacidades posibles, apoyar a los pacientes en el progreso de su enfermedad e intentar limitar el impacto en las fases más avanzadas, reduciendo la intensidad de los síntomas, en la medida de lo posible.

Los aspectos más comunes a tratar se centran en síndromes relacionados con el cáncer; dolor, problemas musculoesqueléticos, pérdida de movilidad, disfunciones respiratorias, fatiga y debilidad, linfedema, así como en otras patologías como la ELA.

La Fisioterapia se muestra especialmente efectiva a la hora de tratar síntomas como el dolor, gracias, entre otras, a las terapias manuales, ejercicios, movilizaciones, corrección postural y relajación. Por otro lado, en el caso de la pérdida de movilidad, las estrategias se centran en maximizar la función y, cuando no es posible, implementar el movimiento compensatorio, evitando la atrofia.

Respecto a los síntomas respiratorios como la disnea, el tratamiento reduce la intensidad de los síntomas, mejorando la eficacia de la ventilación y ayudando a la expectoración.

Los pacientes en las últimas fases de su vida deben ser tratados de las consecuencias físicas, emocionales y sociales de su enfermedad. La Fisioterapia tiene mucho que ofrecer para mejorar el bienestar de estos pacientes y ayudarles a vivir mejor en esta última etapa de su enfermedad.

Los responsables del CGCFE afirman: "Tal vez el trabajo más importante que realizamos los Fisioterapeutas en esta etapa sea conseguir que nuestros pacientes sigan siendo y sintiéndose ellos mismos, el mayor tiempo posible".